plaza

La Asociación de Centros Comerciales Puertorriqueños (ACCP) reportó los resultados de las primeras ocho semanas de muestreo de cuatro indicadores principales para asegurar que afiliados cumplen con las directrices de las órdenes ejecutivas para prevenir la propagación del Covid-19.

Este programa fue implementado tal y como fue solicitado por el gobierno puertorriqueño como una de las condiciones principales para continuar operando.

Durante los meses de septiembre y octubre, los centros comerciales de formato cerrado arrojaron 98.71 % de cumplimiento, muy por encima de los parámetros mínimos de un 90% requeridos.

Según indican las órdenes ejecutivas más recientes, “el sector privado ha establecido un sistema de vigilancia colaborativa dirigido a la auto fiscalización de cada sector económico”.

A esos efectos, una firma privada de consultoría estructuró un programa de auto fiscalización para la industria.

Dentro de este programa, se asignan diariamente y durante varias horas al día, observadores que contabilizan faltas a los parámetros de prevención de contagio.

Estos cuatro parámetros que se llevan midiendo por las pasadas ocho semanas incluyen:

• Mantenerse dentro de la capacidad máxima de personas en los centros comerciales en todo momento

• Cumplir con distanciamiento mínimo de 6 pies en filas

• Mantener distanciamiento físico de 6 pies o más con el fin de evitar aglomeraciones y uso de mascarillas en todo momento

“Desde que comenzó la pandemia, la ACCP y sus miembros, que son la gran mayoría de los centros comerciales de Puerto Rico, han sido proactivos en evitar la propagación del Covid-19. Inmediatamente nos fue solicitado, implementamos un protocolo conjunto, el cual creó un sistema uniforme de higiene”, destacó Adolfo “Tito” González, presidente de la ACCP.

Añadió que las medidas han sido muy efectivas, y ahora que se avecina la época navideña, “continuamos con la misma rigurosidad que comenzamos en junio, cuando nos permitieron reabrir nuestros comercios.

Los resultados obtenidos en el programa de vigilancia colaborativa comprueban que los centros comerciales hemos sido estrictos y responsables en nuestros procedimientos”.

La ACCP reafirmó su compromiso en continuar colaborando con el gobierno y en cumplir las directrices y recomendaciones con el fin de proteger a sus empleados, inquilinos, visitantes y seguir moviendo la economía.