vr-09-02-019Navieraft.jpg

El presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jorge Argüelles Morán, no descarta acudir a los tribunales a detener la fusión entre Puerto Rico Terminals —afiliada de Tote Marine— y la compañía Luis Ayala Colón —que desarrollaría la empresa Puerto Nuevo Terminals—, acuerdo recientemente aprobado por la Comisión Marítima Federal.

Argüelles sostuvo que inicialmente darán espacio a la Autoridad de los Puertos para que detengan el acuerdo y mantengan las operaciones como hasta ahora. De no lograr el aval de Puertos, procederán a dialogar con la gobernadora Wanda Vázquez Garced para que entonces sea ella quien detenga el pacto.

De resultar infructuosas las gestiones, enfatizó que no quedaría otra opción que acudir a los tribunales en busca de jurisdicción para lograr detener el acuerdo, que entiende que va en detrimento de todo el sector comercial de la Isla y por ende del pueblo de Puerto Rico.

“La Comisión Marítima Federal avaló la fusión que provoca que esa nueva entidad tome el control del puerto de San Juan, pero la palabra final le corresponde a Puertos, que son los dueños de las facilidades portuarias”, afirmó en momentos en que reconoce que —durante las vistas públicas— Puertos avaló el acuerdo.

El presidente del CUD indicó que está en conversaciones con el representante José Aponte Hernández, quien está preparando un documento que ilustra los pormenores del acuerdo y su impacto a la Isla, asegurando que se trata de un monopolio.

Enfatizó que otras organizaciones como la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), la Asociación Productos de Puerto Rico y otros representantes del sector comercial y legal de la Isla igualmente se han expresado en contra de la fusión.

“Es de conocimiento general que Puerto Rico depende casi en su totalidad de la transportación marítima para la entrada y salida de alimentos, productos y artículos de primera necesidad. De hecho, un estudio indica que cerca de un 85% de los productos que se consumen y utilizan en la Isla viene de Estados Unidos, y solo un 15% representa nuestra exportación hacia dicha nación”, dijo Argüelles.

Agregó que “la particularidad de Puerto Rico requiere atención especial. Ahora mismo contamos con cuatro compañías de transporte marítimo que sirven individualmente a Puerto Rico: Tote (40%), Crowley (40%), Trailer Bridge (17%) y National Shipping of America (3%). Ante esta distribución del mercado, consolidar tres en una a favor de Tote —como se ha divulgado públicamente— sin duda es un acto de acaparamiento del negocio de carga marítima, ya que Tote terminaría dominando el 70% de la transportación. Con ello se deja en manos de Tote y Crowley el control absoluto de las tarifas, de las descargas de los contenedores, de los horarios para levantar la mercancía del muelle, así como quién puede entrar al puerto de San Juan, lo que podría afectar la prioridad en la entrada a embarcaciones extranjeras, lo que afectaría los suministros de bienes en la Isla”.

En tanto, las partes involucradas en el acuerdo reiteraron que la fusión permitirá aprovechar de manera más eficiente los activos existentes, las inversiones privadas planificadas en infraestructura y la tecnología para servir mejor a todos los componentes de la industria.

reportera