Dinero, Economía

>Suministrada

Moody’s Investors Service retiró sus clasificaciones para el Gobierno de Puerto Rico y sus diferentes agencias y corporaciones públicas. La agencia de calificación de riesgo estadounidense, que realiza la investigación financiera internacional y el análisis de las entidades comerciales y gubernamentales, comunicó que esta acción se debió a razones empresariales.

En el momento de esta decisión la clasificación de la deuda era de “Ca” para los bonos de obligación general (GO’s, por sus siglas en inglés) y la perspectiva era negativa.

“Esta decisión, ciertamente crea dudas sobre las razones para retirar la clasificación, y para el clima de inversión de la Isla es negativa. No es favorable”, opinó Francisco Rodríguez Castro, presidente y CEO de Birling Capital Advisors LLC.

Se define como retirar una calificación crediticia cuando una agencia decide que ya no calificará a una entidad, deuda u obligación financiera, programa de seguro de deuda, acción preferencial u otro instrumento financiero para el cual ha asignado anteriormente una calificación. Con esta decisión, la agencia deja de seguir la evolución de la deuda de Puerto Rico y explica que su decisión no está relacionada al proceso de reestructuración de la deuda que está en curso.

Aunque Moody’s no quiso hacer más comentarios sobre sus razones, señaló que su política de retiro de calificaciones crediticias contempla esta acción si existe información incorrecta, insuficiente o inadecuada. La decisión de Moody’s afecta a emisores de deuda como la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), la Universidad de Puerto Rico (UPR), la Autoridad de Edificios Públicos, el Sistema de Retiro de Empleados, la Autoridad del Distrito del Centro de Convenciones, la Autoridad de Carreteras, la Autoridad de Financiamiento de Infraestructura y la Compañía de Fomento Industrial, entre otras.

El principal oficial ejecutivo de Abexus Analytics, Adrián Alós, dijo sentirse sorprendido al ver que se incluyeron todas las agencias públicas y de que Moody’s no diera mayores explicaciones.

“Una de las razones por la que las agencias suelen hacer esto es por falta de información, por la falta de transparencia de los números y Puerto Rico tiene issues con los datos. Esta decisión no se ve bien y me preocuparía mucho si otras de las agencias clasificadoras (Standard&Poors y Fitch) tomaran la misma medida”, comentó el economista.

El efecto, según Alós, aunque no sería de inmediato, podría afectar la imagen de inversión de Puerto Rico y el futuro de las agencias del gobierno.

“No habrá mucho efecto a corto plazo, pero muchos inversionistas miran esto y ya teníamos un rating bajo con Moody’s. Cuando por ejemplo, la UPR y agencias como la AAA vuelvan al mercado, les será más difícil obtener tasas de interés atractivas para el pago de la deuda, porque mientras haya más riesgo, más altos serán los intereses”, explicó Alós.

Según Rodríguez, existen varias razones por las que Moody’s podría retirar una Calificación de Crédito como lo hizo con Puerto Rico.

“Moody’s suele referirse a las razones de negocio de ellos y no a las razones de la entidad calificada. Los motivos comerciales no suelen reflejar preocupación sobre la solvencia de la entidad calificada o la calidad de su gestión. Cuando proceda, la decisión de Moody’s de retirar una calificación en estas circunstancias tratará de equilibrar el beneficio informativo que supone para los participantes en el mercado, frente a los recursos necesarios para mantener y supervisar dicha calificación crediticia u otras consideraciones comerciales”, resaltó Rodríguez.

Otras razones son la quiebra, liquidación o reestructuración de la deuda y la rebaja de un valor de financiación estructurada. Además, el vencimiento de la obligación o finalización del programa, participación accionarial, calificaciones crediticias públicas puntuales, calificación provisional, error administrativo y reducción total del saldo de capital, entre otras razones.