Máquinas de juego de azar

La determinación del Tribunal de Primera Instancia de San Juan —que permite a la Comisión de Juegos del gobierno requerir el pago por los derechos de marbete a los operadores de las máquinas de juego de azar— ha resultado ser rentable para el fisco tras allegarle en sólo una semana sobre $4 millones, cuantía que se elevará a $40 millones una vez culmine el plan de pago vigente.

Así lo expresó a EL VOCERO el director ejecutivo de la Comisión de Juegos, Orlando A. Rivera, quien aseguró que 93 de los 100 operadores de máquinas ya pagaron los primeros $500 del plan de pago concedido, del total de $1,500 por licencia de máquina.

Debido a la pandemia de covid-19, la Comisión de Juegos concedió a los operadores un plan de pago de $500 por máquina cada cuatro meses, comenzando el 1ro de octubre y finalizando el 15 de abril de 2022.

Según dispuesto por ley, hay 100 operadores con licencias aprobadas por la Comisión de Juegos.

En la fase actual, la Comisión puede conceder licencias hasta el máximo de 25,000 máquinas, que pueden fluctuar entre el mínimo de 100 y el máximo de 250 máquinas por licencia y por operador.

“Al momento los operadores no han decidido cuántas máquinas van operar. Le vamos a conceder la oportunidad de decidir la cantidad que van a operar hasta el segundo periodo de pago, ya que el covid-19 impactó muchos negocios que ya no están operando y que poseían de estas máquinas”, detalló. Rivera entiende que la alta participación responde a que los operadores quieren que se legalice la industria.

El funcionario explicó que los siete operadores que no emitieron el pago perderán la licencia, por lo que procederán a emitir nuevas licencias para los comerciantes que se quedaron fuera y que permanecen en lista de espera.

Según se indicó, los marbetes serán otorgados una vez los operadores cumplan con la adquisición de máquinas compatibles con el nuevo sistema de conexión a las agencias gubernamentales, el cual prontamente entrará en vigor.

Requerimiento de propuesta

Rivera expuso que cuando finalice la etapa de los marbetes, procederán a solicitar propuestas para la conexión de las máquinas a los sistemas de Hacienda y la Comisión de Juegos, de manera que se dé visibilidad a las ganancias generadas por cada máquina.

Según el funcionario, estiman que cuando estén conectadas, a través de la tributación del 33% de las ganancias generadas se alleguen al fisco unos $100 millones.

Dichos dineros serán distribuidos para el pago de la pensión de la Policía de Puerto Rico (50%), el sistema de Salud de los municipios (45%) y para el pago de los costos operacionales de la Comisión de Juegos (5%).

Incrementan la fiscalización

El abogado Graciani Betancourt, representante legal de la Comisión de Juego, explicó que se encuentran en conversaciones con el Departamento de Justicia para desarrollar un programa de fiscalización en el que figuran la Policía, Justicia y Hacienda.

Aseguró que con esta estrategia persiguen que se eleve la operación ilegal de una máquina de juego, de delito menos grave a que se procese criminalmente.

Asimismo, mantendrán la emisión de multas de $10,000 y la confiscación de las máquinas ilegales.

“Ahora será más fácil para los inspectores poder identificar aquellas máquinas ilegales ya que no contarán con un marbete. De esta manera perseguimos sacar de la calle a las sobre 80,000 máquinas que actualmente están operando de manera ilegal”, puntualizó Rivera.

reportera