Incentivos

 El comité bipartita de Ex-Secretarios y Ex-Directores del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), representados por Antonio “Tito” Colorado y Jaime Morgan-Stubbe, en conjunto con el Colegio de CPA y la Asociación de Constructores,  se opusieron fuertemente al Proyecto del Senado 40 (PS 40), de la autoría de la senadora del PIP María de Lourdes Santiago, que pretende eliminar los incentivos económicos para que extranjeros inviertan y establezcan negocios y residencia principal en Puerto Rico. La medida se discute esta semana en la Comisión de Hacienda del Senado.

“Estos incentivos no le cuestan nada a Puerto Rico y según dos estudios económicos del Departamento de Desarrollo Económico durante esta década, estas leyes han creado entre 36,000 a 40,000 empleos, y generado $2,500 millones en inversión nueva y $245 millones en recaudos para el Gobierno”, expresó durante la vista pública el ex Administrador de Fomento Económico, Antonio “Tito” Colorado.  

Agregó que las leyes están funcionando bien por lo que solicitan que no se cambien para que pueda existir certeza y confianza en el gobierno de Puerto Rico. “Hay que entender que el país está en quiebra y si siguen con la política del cambia-cambia cada cuatro años, nadie va a venir a invertir aquí. Esta legislación pretende matar a la gallina porque solo ha puesto un huevo en vez de dos, y después no van a tener ni huevos, ni gallina”, acotó Colorado.

Por su parte, Morgan Stubbe expuso que esta legislación beneficia al empresario puertorriqueño en la medida que ha creado una demanda por bienes y servicios significativa. La migración a Puerto Rico de nuevos residentes con capital ha revitalizado el mercado de viviendas que estaba paralizado desde el 2010 creando miles de empleos en este sector, al igual que el mercado de ventas al detal y de autos. “El efecto multiplicador en la economía y en los recaudos de Hacienda es incremental y medible, como muestran los estudios”, apuntó Morgan Stubbe.

El Proyecto del Senado 40 pretende derogar la Ley 20-2012 conocida como “Ley para Fomentar la Exportación de Servicios” y la Ley 22-2012 “Ley para Incentivar el Traslado de Individuos Inversionistas a Puerto Rico”. Actualmente ambas leyes son parte de la Ley Núm. 60-2019.

Para el economista Gustavo Vélez es absurdo que se pretenda trastocar el programa de incentivos que tiene el sector de mayor crecimiento, con la mayor y más rápida creación de empleos por decreto y el mayor rendimiento por inversión. Acorde con sus datos, actualmente se generan entre 36,000 a 40,000 empleos y se estima que para el año 2029 ambas leyes combinadas generarán 60,000 empleos, una inversión de $7,400 millones en bienes raíces y $21,800 millones en ingresos para las empresas Ley 20 operando desde Puerto Rico.

 “Aprobar el PS 40 destruiría estos logros y afectaría el potencial de crear nueva actividad económica y el potencial del programa 20-22”, comentó. 

Por otro lado, el Colegio de Contadores Públicos Autorizados (CPA), también se expresó en contra del PS 40 resaltando los datos de creación de empleos, inversión económica e impacto fiscal al gobierno que se desprenden del estudio económico realizado por el economista Joaquín Villamil para el Departamento de Desarrollo Económico.

En su ponencia escrita, la organización profesional expresó ser importante que esta Asamblea Legislativa evalúe todas las medidas que puedan afectar la economía de todos los sectores económicos de manera integral, en lugar de aprobar medidas individuales que, aunque sean simpáticas o adelanten causas positivas, representen una carga onerosa sobre la actividad económica sin un efecto real en la promoción de dicha actividad.

“Somos del parecer que una medida como la presente debe ser evaluada con detenimiento, ya que entendemos que la derogación que la misma propende pudiera tener un efecto significativo en los mermados recaudos sobre los que descansa el gobierno. Esto, de modo que, ante la difícil situación económica y fiscal que enfrenta el país en estos momentos, podamos contribuir a nuestra recuperación con agilidad, celeridad y de la manera más efectiva y exitosa posible”, reza la ponencia del Colegio de CPA.