Luis Burdiel

Luis Burdiel, presidente del Banco de Desarrollo Económico y recién nombrado director de la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda, detalló los planes de reorganización de ambas entidades.

Con la movida del presidente del Banco de Desarrollo Económico (BDE), Luis Burdiel, a la dirección de la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda (AFV), las dos entidades se deberán fusionar para inicios de 2019 como una estrategia para maximizar recursos y mejorar la salud económica del banco.

Burdiel, en entrevista con EL VOCERO, sostuvo que la fusión suele ser una estrategia lógica, contemplada en el Plan para Puerto Rico del gobernador Ricardo Rosselló, con el fin de crear una sola entidad financiera del gobierno, supervisada por una sola persona.

Agregó que con esta consolidación se amplían los ofrecimientos del BDE y desde un mismo lugar se van a trabajar proyectos federales, comerciales, de vivienda, préstamos de construcción, garantías hipotecarias y comerciales, entre otros, con un sentido de mayor eficiencia y calidad.

Bajo la nueva entidad, que operará desde las instalaciones actuales del BDE en Guaynabo, no será necesario un ajuste de personal, ya que tendrán disponibles nuevos programas y productos que requerirán de más recursos.

“Una fusión no representa que un pez se come al otro, sino una estructura donde ambas entidades coexisten para ofrecer mayores eficiencias profesionales y maximizar los recursos disponibles. Aquí no se va a despedir a nadie. Todos pasan a ser parte del nuevo ente financiero y solo aquellos que soliciten traslado para cualquier otra agencia serán los que no sigan con nosotros”, dijo Burdiel.

Salud fiscal del banco

Actualmente el BDE posee una morosidad elevada, de un 29%, que en gran parte responde a préstamos agrícolas, que representan alrededor del 28% de su cartera de clientes. No obstante, el BDE tiene una liquidez de $79 millones, cifra que proyecta incrementar con la venta del 50% de su cartera de préstamos para allegarse unos $90 millones. Al momento, de manera acumulada, tienen un 7% de préstamos tirados a pérdida, pero con una reserva del 9% de su cartera.

En busca de incrementar dicha liquidez, se prestan a incursionar en nuevas líneas de negocios, como los préstamos en línea, principalmente para los pequeños y medianos comercios (pymes), que no tienen acceso a financiamiento en la banca comercial. “Perseguimos llegar a aquellos nichos donde la banca tradicional no llega”, sostuvo. Reconoció que por años el BDE se ha caracterizado por prestar a nichos de alto riesgo, pero a unos intereses muy bajos, de entre un 4% a un 5%. En adelante asumirán el riesgo, pero con unos intereses más elevados, que pudiesen ir desde un 8% a un 12%.

“Otorgaremos préstamos a pymes que de otra manera no recibirían financiamiento o tendrían que hacer filas en el banco por seis meses antes de que se les otorgue el mismo, lo que no es rentable para el banco ni para el comerciante”, acotó Burdiel.

Informó que la venta de parte de la cartera del banco se tratará de un proceso transparente, que se efectuará en su totalidad por internet. Al inversor le harán un “background check”, luego podrá seleccionar el segmento de la cartera que le interesa e informará la procedencia del dinero para la transacción. Una vez esto esté claro, seleccionan un día en particular en que los proponentes emiten sus ofertas y escogen al mejor postor.

“El ente que surgirá de todos estos procesos es uno muy fuerte. Hablamos de economías de escala, eficiencias en la fusión, la suma de los activos, los controles bajo una misma plataforma electrónica más moderna”, indicó Burdiel, y desmintió el rumor de un posible cierre del BDE.

Comparten responsabilidades

Los más de $18,000 millones en fondos del programa Community Development Block Grants (CDBG) que serán otorgados por el Departamento de Vivienda federal (HUD, por sus siglas en inglés) para la recuperación de la Isla serán manejados por el Departamento de la Vivienda y el nuevo ente que saldrá del BDE. Cada una de las entidades tendrá unas responsabilidades con dichos fondos, aunque los mismos nunca serán depositados en ninguna cuenta local.

En el caso de la AFV, esta tendrá a su cargo el programa de mitigación de pérdida. Se trata de otorgar fondos a personas que confrontan problemas en el pago de sus hipotecas y con ello evitar que las mismas sean ejecutadas. “Se trata de un programa muy similar que al que existía en 2011 y 2012, “Protegiendo tu Hogar”. La diferencia es que se cambia la logística, con mayor uso de la tecnología”, comentó Burdiel.

Asimismo, tendrá a su cargo la asignación de créditos contributivos federales para proyectos de construcción, además de otorgar préstamos para el mismo fin. “Con ello volvemos a mover la construcción. Obviamente, los desarrolladores interesados tienen que cumplir con unos requisitos”, mencionó.

Mientras, el BDE podrá emitir préstamos empresariales para el desarrollo de nuevas empresas y préstamos comerciales para contratistas y subcontratistas. “Hay mucho dinero y mucha construcción, lo que se persigue es fomentar la contratación local. Hoy existe una oportunidad enorme de reconstrucción por el huracán María, lo que permitirá sacar lo mejor de Puerto Rico. Este nuevo ente generado entre las dos agencias será uno eficiente, altamente fiscalizador, vanguardista en el desarrollo de productos y servicios, con estados financieros sólidos, sirviendo al pueblo de Puerto Rico, que es el accionista principal del mismo”, indicó.

Tags

reportera