Consumo

Las ventas al detal han comenzado a mermar luego de una racha positiva y representantes del sector comercial estiman que la tendencia a la baja podría intensificarse con la eliminación del bono de Navidad que vislumbra el presupuesto certificado para el año fiscal 2020.

El informe de fondos que la Junta Federal de Control Fiscal (JFCF) aprobó para el gobierno central no contempla el pago de $70.2 millones a los empleados públicos para la temporada navideña, en la que se genera un 30% aproximado de las ventas totales del sector detallista al año. Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal (Acdet), comentó a EL VOCERO que el alto flujo en ventas para la temporada está potenciado en su mayoría por el ingreso adicional que representa el bono de Navidad. Las ventas generadas en diciembre del año pasado ascendieron a $3,358,167,991.

“Este bono es el motor de la actividad económica que genera la principal temporada del año y la más importante para la industria. La actividad económica se necesita, nos hace falta”, indicó.

Báez sostuvo, además, que ante la importancia del bono es necesario que el gobierno continúe pagando este incentivo a sus empleados. “Se puede establecer un acuerdo con la junta para que se pague el bono. Esto genera una actividad económica que se revierte en ingresos que recibe el gobierno. Tiene un efecto directo sobre nuestros números y las arcas del Departamento de Hacienda”, agregó.

Por su parte, el economista José Caraballo Cueto dejó claro que —aunque significa menos ingresos para las arcas estatales— el impacto se disipa con los ahorros que vislumbra el presupuesto y el plan fiscal certificado. “Para determinar el impacto que tendrá en el gobierno hay que analizar las dos caras de la moneda. Las personas dejan de consumir y hay menos recaudos, pero tienen menos gastos. Así que el impacto se cancela”, explicó el experto.

Caraballo hizo hincapié en que el impacto recaerá sobre los consumidores cuyo poder adquisitivo disminuirá y en el sector privado, ya sea en el área de bienes o servicios. “El recorte —en medio de una economía contraída— llevará a las personas a gastar menos. El ahorro en Puerto Rico es bajo, por lo que las personas gastaban ese bono completo en consumo. Las pérdidas para el sector serán netas”, exclamó.

Ante este panorama el presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jorge Argüelles, anticipa que las ventas para la próxima temporada navideña no tendrán el mismo ritmo que en años anteriores. Durante las navidades pasadas, las ventas crecieron 0.2% y estaban siendo sustentadas con fondos de recuperación, reembolsos de las aseguradoras y el bono de Navidad.

“Definitivamente el sector comercial se va a ver afectado. Son más de $70 millones que no van a entrar a la economía. No podemos esperar que las ventas sean iguales a las del año pasado porque el efecto de todo el dinero que ha entrado luego de María se ha disipado. El consumidor está siendo más cauteloso a la hora de utilizar su dinero y ahora, sin ese dinero, lo será aun más”, puntualizó.

El presidente del CUD detalló que otros $17 millones aproximados se suman a los recortes del gobierno central, si se toma en cuenta el bono de Navidad que ofrecen las corporaciones públicas a sus empleados. “El panorama puede ser aun peor si las corporaciones no pagan el bono”, añadió, al tiempo que indicó que los renglones más afectados serán ropa, zapatos, perfumería, juguetes y tecnología. No obstante, el recién electo presidente de la Cámara de Comercio, José Ledesma, está confiado en que el gobernador Ricardo Rosselló encontrará la manera de otorgar el bono, aun cuando el presupuesto actual —a diferencia del pasado— no incluye una partida para gastos de personal que permita hacer una reasignación de fondos para cumplir con el pago.

“Entendemos que la posición del gobernador, ayer (lunes) durante la firma del Código de Incentivos, es que se va a pagar el bono de Navidad a los empleados públicos, al igual que se hizo el año pasado. Por lo tanto, no contemplamos un impacto. Se deben buscar las eficiencias y ahorros necesarios para lograr el pago y minimizar cualquier posible impacto”, sentenció.

Pese a que el organismo regulador dejó sin efecto el presupuesto del gobernador, que vislumbraba el incentivo en discusión, Rosselló aseguró que defenderá sus propuestas presupuestarias y que efectuará el pago del bono de Navidad, entre otros beneficios que quedaron fuera.