casas

Los puertorriqueños que han perdido sus viviendas, propias  o alquiladas, o se les han impactado de manera significativa por los estragos del huracán María, podrían beneficiarse del acceso a financiamiento especial para atender este tipo de emergencia producto de desastres.

Eso lo pueden hacer con garantías especiales que ofrece la Sección 203 (h), un programa mediante el cual el gobierno federal ayuda a las víctimas en las áreas de desastre, según designadas por el presidente de Estados Unidos, y que busca ayudar en la recuperación de las familias “al hacerles más fácil obtener hipotecas y convertirse en propietarios o restablecerse como propietarios”.

Con este programa, la Administración Federal de la Vivienda (FHA, por sus siglas en inglés) asegura hipotecas hechas por prestamistas calificados a las víctimas de un desastre mayor, ya sea que han perdido sus hogares o están en proceso de reconstruir o comprar otra vivienda.

De acuerdo con información de FHA, “este programa ofrece un seguro hipotecario para proteger a los prestamistas contra el riesgo de incumplimiento de pago de hipotecas a las víctimas de desastres calificados”, y dichas hipotecas pueden utilizarse para financiar la compra o reconstrucción de una vivienda unifamiliar que será la residencia principal del propietario.

A preguntas de EL VOCERO, David Levis, presidente de la hipotecaria Moneyhouse, explicó que de cara a la emergencia para muchas familias en la Isla, esta alternativa puede ser beneficiosa porque flexibiliza la obtención de una hipoteca en condiciones inusuales, y las personas tienen hasta un año a partir de la declaración de zona de desastre para tramitar su solicitud.

Según la información disponible en FHA, el solicitante puede ser elegible para el 100% de financiamiento, y a intereses bajos, lo cual va a depender de la calidad crediticia de la persona.

Flexibilidad en requisitos

Un punto importante, destacó Levis, es que la vivienda actual del solicitante debe mostrar que no es habitable y la persona necesita contar con una empírica de crédito no menor de 500 puntos.

Levis confirmó que Moneyhouse, al igual que otras instituciones en la Isla, está aprobada por la FHA para tramitar hipotecas bajo el programa especial. El procesamiento y la administración del seguro hipotecario para este y otros productos de seguro hipotecario de la familia FHA se manejan a través de los Centros de Propiedad de Vivienda de HUD.

“Es un programa muy beneficioso para las personas impactadas por el huracán y al banco le da mucha potestad de cómo lo va a aprobar. Según HUD, es importante que el cliente haya tenido un crédito satisfactorio antes del huracán”, señaló Levis.

“FHA es una agencia bien estricta y con este producto se convierte en una bastante flexible para ayudar a las personas en circunstancias especiales como las que se viven hoy en Puerto Rico. Esto puede afectar positivamente a mucha gente en Puerto Rico”, destacó Levis.

 El banquero comentó que al presente existe un inventario de unas 10,000 propiedades en reposesión sin vender y el programa también podría beneficiar al sector de bienes raíces con alternativas para los nuevos compradores.