Colegio

En la nueva realidad económica y social de Puerto Rico, la oferta de educación pagada desde el nivel preescolar hasta grado 12 se encamina hacia mayores transformaciones y retos, provocados principalmente por la reducción en ingresos provenientes de la matrícula, situación que se agudiza ante la posibilidad de la educación virtual.

La debilitada situación económica de los colegios privados ya la venían sintiendo desde casi una década. De acuerdo con cifras del Consejo de Educación de Puerto Rico, entre 2011 y 2016 se registró el cierre de 66 colegios alrededor de la Isla, cifra que ha seguido en alzada tras los recientes acontecimientos de huracanes, terremotos y la pandemia de Covid-19.

La situación es compleja, ya que son innumerables los padres que se oponen a pagar altas mensualidades para costear educación virtual, lo que para agosto pudiese ser la diferencia entre los colegios privados que puedan mantener su operación y aquellos que tengan que cerrar.

Wanda Ayala, presidenta de la junta de directores de la Asociación de Educación Privada, reconoció en entrevista con EL VOCERO que se trata de otro Puerto Rico y, por ende, de otra educación. Considera que es un gran reto el diseño y la manera de adaptar los currículos para el año escolar 2020-2021.

“Hay muchos escenarios a considerar y estamos planificando para cada uno de esos escenarios, de manera que una vez el gobierno determine la reapertura, estemos listos”, indicó.

Aseguró que están evaluando los protocolos y directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de Educación federal y demás organizaciones para diseñar protocolos que garanticen la salud y seguridad de los estudiantes y de sus empleados.

Ayala reconoció que en la medida en que se agudiza la precaria situación económica del País, el riesgo en todos los empleos privados sigue en aumento. Debido a lo que esta sucediendo a nivel mundial, no descarta el comienzo de clases de manera virtual, determinación que reconoce traerá conflicto con muchas familias por diversidad de situaciones, desde carecer de cuido para el menor —ya que los padres tienen que regresar a sus trabajos— hasta el desconocimiento del modelo operacional de los colegios en términos de costos.

“Los colegios están dispuestos a ofrecer acomodos específicos ante situaciones particulares para poder ayudar a las familias. Lo que tienen es que sentarse hablar con la administración”, aseguró.

Reaccionan a las quejas de los padres

La ejecutiva reconoce que existe malestar en muchos padres que —según asegura— no entienden los costos operacionales de un colegio. Aclaró que el presupuesto de estos es basado en los gastos prospectivos y los ingresos. “Los colegios pagan salarios, hipotecas, utilerías, internet, seguridad, mantenimiento, fumigación, entre otros gastos, los cuales sea de manera virtual o presencial siguen corriendo. Si bien es cierto que tal vez se reduce el pago de las utilidades, todos los demás costos se mantienen intactos”, añadió Ayala.

En torno a los materiales del currículo, aclaró que recientemente la gobernadora Wanda Vázquez Garced permitió la apertura para que puedan recogerlos, situación que aclaró no es culpa de los colegios, sino provocada por la orden ejecutiva que impuso el cierre de un día para otro, sin poder ofrecer la oportunidad de recogido a los padres.

Asimismo, aseguró que muchos colegios están devolviendo dinero a los padres por concepto de alimentos y cuido extendido, entre otros.

“Se ha hablado mucho de quejas, pero de unos 800 colegios que somos, se han registrado en el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) menos de 100 querellas, de las cuales en solo 10 de ellas se ha resuelto en favor de los padres. Entendemos que existe mucha necesidad y que el bolsillo de los padres está muy lacerado, pero estamos en la mejor disposición de dialogar con los padres para encontrar una situación favorable para ambas partes”, afirmó Ayala, quien aceptó que hay colegios que han decidido cerrar operaciones.

Precaria situación económica

Aunque las estadísticas están bastante rezagadas, la tendencia a la baja ya se estaba experimentado. En 2011 hubo 17 cierres de colegios, una cifra conservadora si se toma en cuenta que algunas instituciones pequeñas optan por cesar operaciones sin efectuar el debido proceso reglamentario y no se registra en las estadísticas.

Esta tendencia se proyecta que pueda continuar de cara a la posible nueva realidad de la educación virtual, la cual muchos padres no están de acuerdo en costear. Según cifras del Consejo de Educación, para el año académico 2009-2010 había 1,143 colegios en la Isla y actualmente apenas llegan a 800.

Por los pasados cinco años la matrícula en las escuelas privadas se ha reducido en un 18% y ya se anticipa que la cifra será mayor. En el año escolar 2016-2017 había unos 130,000 estudiantes matriculados en colegios privados y 11,536 maestros, para una merma de 3%. La cifra del presente año escolar no está disponible debido a las variaciones que han producido los sismos y la pandemia de Covid-19. 

reportera