CUD

El presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jorge Arguelles. 

La aprobación con enmiendas del proyecto del Senado 1333 en la pasada sesión ordinaria de la Cámara de Representantes, que actualiza el Código Municipal de Puerto Rico, eliminó medidas que no avaló el sector comercial, pero dejó otras propuestas pendientes que podrán afectar el ambiente para la creación de nuevos negocios.

“Estamos satisfechos a medias, porque se eliminaron dos de nuestras preocupaciones mayores, los cargos de las telecomunicaciones y los costos que no le iban a cobrar a los negocios municipales y que significaban una competencia desleal, pero quedan otras medidas que van a provocar la pérdida de más empleos y muchos negocios cerrados. Esto no es lo mejor para la economía de Puerto Rico”, declaró el presidente del Centro Unido de Detallistas, (CUD), Jorge Argüelles, sobre el proyecto que, por contar con enmiendas, pasará nuevamente al Senado para que realice cambios o rectifique si está de acuerdo con lo establecido en la sesión ordinaria.

En la sesión tampoco se discutieron las modificaciones propuestas para la reglamentación en el otorgamiento de permisos y el proyecto 1333 sigue incluyendo aumentos para el Centro de Recaudaciones de Ingresos Municipales (CRIM), que serán onerosos, tanto para el comerciante como para el ciudadano común.

“No se atendió el proyecto 2404 sobre el proceso de renovación de permisos y solicitudes de certificaciones como las de Salud o Bomberos. Este reglamento impone nuevos costos y obliga a renovar las licencias anualmente, lo que significa más gastos para el comerciante. También propone un inspector autorizado y no se establece cuánto se le pagará por las certificaciones y esto se presta para que se otorguen permisos por debajo de la mesa, estas inspecciones deben estar en manos de las agencias gubernamentales”, opinó el también comerciante.

La carga excesiva de incrementos en recaudaciones es una preocupación que, según Argüelles, tienen los dueños de pequeños y medianos negocios a quienes ya se les hace muy difícil operar por los costos y la difícil situación económica que enfrentan, luego de los terremotos y el Covid-19.

“Contrario a los esperado, no se han discutido proyectos de desarrollo y crecimiento económico. Lo han dejado a un lado para aumentar aún más el costo de hacer negocios en la Isla. Quieren aumentar 4.3% adicional en las propiedades inmuebles y 2.3% en los muebles, cuando hemos estado batallando porque no haya impuesto al inventario, razón por la que nos quedamos sin artículos de primera necesidad luego del huracán María. Ahora también hay un proyecto para aumentar el salario mínimo que afectará a los negocios”, resaltó Argüelles sobre el mencionado proyecto que fue aprobado en la Cámara de Representantes, pero no fue considerado en la pasada sesión ordinaria del Senado.

En el Artículo 1.010 sobre Facultades Generales de los Municipios, permite la retasación de propiedades por parte del CRIM e impone una contribución especial de 1.03% anual sobre el valor tasado de toda propiedad mueble e inmueble en Puerto Rico no exenta de contribución, para la amortización y redención de obligaciones generales del Estado. Esta contribución será adicional a toda otra contribución impuesta en virtud de otras leyes en vigor.