Luis Alemañy

Luis Alemañy, presidente del BDE. >Archivo/EL VOCERO

El Banco de Desarrollo Económico (BDE) ratificó ayer un acuerdo de colaboración con la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (Asore) y con la Asociación de Franquicias de Puerto Rico (Afpr) que viabilizará un programa de préstamos con tasas de interés competitivas para ambos sectores.

Según explicó el presidente del BDE, Luis Alemañy González, los préstamos son hasta un máximo de $200,000 por solicitud con tasas de interés que rondan entre 4% y 8%.

“Esto sirve para la compra de equipo, para la expansión si va a expandir, para arrancar el negocio nuevo o para moverlo a Estados Unidos”, detalló Alemañy González a EL VOCERO.

Agregó que los préstamos también incluyen una moratoria especial de hasta seis meses en el pago del principal.

Los fondos que nutren el programa provienen de un pareo de fondos con el Tesoro federal, lo que inyectará $120 millones a las arcas del BDE para uso exclusivo de este programa, se indicó.

Para el presidente de Asore, José Vázquez, el acuerdo ubica al BDE como una nueva alternativa para que los pequeños y medianos comerciantes puedan obtener financiamiento ante la falta de variedad en el sector bancario y las altas tasas de interés que actualmente ofrecen.

Mientras que el presidente de la Afpr, Ricardo Rivera, destacó que las condiciones que ofrece el BDE son inigualables en comparación con la oferta que tiene la banca tradicional.

“La idea es que estas empresas puertorriqueñas puedan tener una herramienta que sea más versátil y más ágil que lo que está haciendo la banca tradicional”, expuso Rivera.

Además de estos préstamos, Alemañy indicó que el BDE aún tiene disponible un programa de fondos CDBG dirigidos a los negocios que sufrieron daños durante los huracanes Irma y María. El programa provee subvenciones de hasta $50,000 para negocios que necesitan reparar daños causados por los temporales.

Se indicó que el programa, que consiste de una asignación federal de $65 millones, ha desembolsado $45 millones a negocios afectados, $35 millones de los cuales fueron desembolsados este año. Aunque Alemañy admitió que los fondos podrían perderse de no utilizarse, sostuvo que está confiado en que lograrán recibir las solicitudes necesarias para distribuir la totalidad de los fondos.

 “La expectativa es que las solicitudes se reciban antes de que cierre este año, pero como veo las cosas, yo pienso que la van a extender por lo menos dos o tres meses adicionales. Si no, hay que devolver los fondos”, alertó el funcionario.