bono

Faltando seis días para vencer el término de radicación de exoneración para el pago del bono de Navidad a sus empleados, sólo 79 patronos han radicado solicitudes, una cifra muy por debajo a la proyectada.

De estas solicitudes, 51 fueron aceptadas, tres tuvieron una exoneración de 15%, tres fueron denegadas y 22 se encuentran en el proceso de análisis.

Sin embargo, contrario a lo imaginado, en esta ocasión esa cifra tan inferior no representa que más patronos vayan a pagar el tan esperado bono de Navidad, sino que, ante lo prolongado de los cierres operacionales o reaperturas a medias, gran parte de los empleados no cumplen con los requisitos de horas necesarias, que asciende a 1,350 horas, para todos aquellos contratados después del 26 de enero de 2017. Aquellos empleados contratados antes de esa fecha, tienen mayores opciones, ya que se contabiliza en base a 700 horas. Acorde con el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), si los empleados no cumplen con las horas, los patronos no vienen obligados a radicar ninguna exoneración.

Para la acumulación de horas se cuentan aquellas trabajadas desde octubre de 2019 hasta septiembre de 2020, pero ya en marzo comenzaron los cierres operacionales, lo que representa que muchos empleados sólo acumularon por cinco meses. Al día de hoy, todavía hay 63,000 trabajadores menos que marzo, cuando inició el cierre del País.

El secretario de DTRH, Carlos J. Rivera Santiago reconoció tratarse de un número bien bajo, en comparación a otros años. Los estimados, de acuerdo a expertos en el tema alcanzaban las 1,000 radicaciones, una cifra muy similar a la experimentada cuando el paso del huracán María por la Isla.

“Es un número bien bajo. El promedio de las empresas que radican exoneración es de 600. No puedo asegurar las razones, pero entiendo que puede ser porque muchos empleados no cumplieron con las 1,350 horas de trabajo bajo la reforma laboral del 2017. Si no cumplen, no hay que pagarles el bono y los patronos no tienen que radicar solicitud para no pagarlo”, dijo Rivera Santiago.

La agencia no descarta que en estos últimos días pueda elevarse la cifra, pero contrario a otros acontecimientos, este tipo de radicación suelen realizarlas con mayor prontitud.   

De acuerdo con estadísticas previas del DTRH y en vista a los sectores más impactados por el Covid-19, los analistas no descartan que colegios, comercios, restaurantes y el sector turístico figuren entre los principales patronos privados que pudiesen estar solicitando una exención para no tener que pagar el bono de Navidad, lo que estiman pudiese representar unos $100 millones que no entrarían a la economía.

El pasado año se acogieron a la exención unos 662 patronos, lo que representó un alza de 23% al compararse con 2018, acorde con datos del Departamento del Trabajo. Este año, ante el impacto generado por los sismos y la pandemia de Covid-19, los analistas estiman una tendencia similar a la registrada en 2017 —cuando el embate del huracán María—, donde 1,087 patronos se acogieron a la exención. Explicaron que, en aquella ocasión, fue diferente porque los patronos no registraron ganancias. En esta ocasión es que los empleados no han acumulado las horas.

reportera