Briseida Torres Reyes

Briseida Torres Reyes, secretaria del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos.

Pese a que el gobierno federal aprobó un estatuto para procurar la continuidad de salarios durante la crisis del coronavirus (Covid-19), estos podrían no aplicar a cientos de puertorriqueños cuyos lugares de trabajo cesaron operaciones antes de la entrada en vigor de la nueva ley como respuesta a la orden ejecutiva decretada por el gobierno local.

El ‘Families First Coronavirus Act’ -aprobada por el presidente estadounidense Donald Trump- obliga a las empresas con menos de 500 empleados a cumplir con dos licencias pagas de enfermedad que estarán activas hasta fin de año pese a que no estén operando. 

Sin embargo, la secretaria del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Briseida Torres, explicó que la licencia de emergencia por enfermedad y la licencia extendida de emergencia familiar no aplican a los empleados de empresas que hayan paralizado sus operaciones como respuesta a la orden ejecutiva que decretó el gobierno local hace dos semanas. 

"Nos sorprende la nueva visión restrictiva del gobierno federal, que castiga a los empleados puertorriqueños y a Puerto Rico por tomar las medidas proactivas necesarias para evitar la propagación del coronavirus entre la población", señaló Torres. 

Ante esto, la titular del DTRH envió una misiva al Departamento del Trabajo federal para que revisen su determinación que, según entiende, va en contra de la misión de promover el bienestar de los trabajadores, garantizar sus derechos y el acceso a beneficios laborales.

"Esta determinación lacera la capacidad de recuperación y sostenimiento económico de los empleados puertorriqueños ante la actual emergencia" destacó Torres.