mascarilla puerto rico, restaurante

A pesar de que se han reportado situaciones de personas que se han negado a llevar la mascarilla dentro de los establecimientos comerciales y hoteles del País, luego de que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) flexibilizaran su uso, la mayoría de los ciudadanos ha estado de acuerdo en mantener la medida de protección y cumplir con la orden ejecutiva sobre el covid-19, recientemente flexibilizada.

El pasado lunes entró en vigor la nueva orden ejecutiva sobre el covid-19, la cual mantiene el uso de mascarilla, aunque la recomendación del gobierno es que las personas vacunadas pueden removerla en lugares abiertos y en actividades donde el resto de las personas esté vacunada contra el virus.

“Ha habido situaciones aisladas, pero la mayoría de la gente coopera. Hay mucha confusión con las recomendaciones de los CDC, pero se les explica a los visitantes que la orden del gobierno estatal es otra y el 99% no tiene problema con acatarla”, explicó el presidente de la Junta de Directores de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico (Prhta, por sus siglas en inglés), Joaquín Bolívar III.

La Asociación de Comercio al Detal (Acdet) y la Asociación de Centros Comerciales Puertorriqueños (ACCP) también defendieron el comportamiento de los consumidores y aseguraron que siguen los protocolos establecidos para evitar los contagios.

“En los centros comerciales que pertenecen a la ACCP no hemos tenido ningún incidente en donde alguna persona se niegue a utilizar su mascarilla. Hemos sido y seguiremos siendo muy rigurosos en el cumplimiento de los protocolos para juntos combatir esta pandemia”, indicó Adolfo “Tito” González, presidente de la ACCP.

Por su parte, la Asociación de Dueños de Paradores reiteró su apoyo a la posición del secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado, sobre evitar la aglomeración y mantener el uso de mascarilla y el distanciamiento físico en las áreas comunes o actividades cotidianas con personas no vacunadas o vacunadas.

“Confiamos en la ciencia y en los datos, y aunque seguimos progresando, Puerto Rico no está listo para adoptar las nuevas recomendaciones de los CDC, referente a las personas vacunadas. No es pertinente flexibilizar estas prácticas probadas de protección e higiene. Los negocios no podemos distinguir entre los clientes vacunados”, señaló Jesús Ramos, presidente de la Asociación de Dueños de Paradores.

Continuar flexibilizando

Ramos exhortó al gobierno a contemplar seguir ampliando la ocupación de los paradores, hoteles y comercios, así como aumentar los esfuerzos de vacunación. En la reciente orden ejecutiva se incrementó la ocupación al 50%.

“Mientras continuamos avanzando en la vacunación, debemos focalizarnos en ir extendiendo de forma escalonada el porcentaje de ocupación en los restaurantes, centros comerciales, megatiendas y otros centros de actividad económica cerrados”, añadió el presidente de la Asociación de Dueños de Paradores.

A este llamado se unió la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (Asore), organización que aseguró que aunque conocen de las recomendaciones de los CDC, el comensal sigue cumpliendo con las reglas.

“La gente sigue siendo muy responsable en los restaurantes ”, indicó José Vázquez, presidente de Asore, quien aprovechó para solicitar al gobierno que según las nuevas guías se deben seguir flexibilizando las restricciones.

Por su parte, José A. Salvatella, pasado presidente de Asore, añadió que “los CDC —que son los expertos en salud— indican que el distanciamiento ahora debe ser de tres pies y no seis, por lo que el gobierno debe moverse a eso”.