Negocios

Luego de seis semanas del inicio de la reapertura por fases de la economía, urge una evaluación de las lecciones aprendidas del proceso. Era de esperarse que los casos de Covid-19 podían aumentar, al encontrarnos en pleno verano, cuando hay más actividades al aire libre, visitas a las playas y otros eventos que aglomeran multitudes.

Igualmente, luego del cierre que duró casi tres meses, muchas personas han salido a la calle sin tomar las medidas de precaución por irresponsabilidad o simplemente porque entienden que el virus se ha ido. Nada de lo anterior es justificable, toda vez que el éxito de la reapertura dependerá grandemente de la disciplina social y la colaboración de la ciudadanía.

El cumplimiento de las medidas salubristas como el uso de mascarillas y el distanciamiento social son esenciales para evitar un aumento en el número de casos, incluyendo aumento en el número de muertes. Nadie en un su sano juicio quiere más casos de covid-19 y mucho menos, aumento en los decesos asociados a esta terrible pandemia.

Sin la colaboración ciudadana los contagios van a aumentar y puede provocar que el gobierno decida cerrar nuevamente, lo que tendría terribles consecuencias para la economía y la sociedad. Expongo aquí los costos de un posible cierre debido a la irresponsabilidad de una minoría que no está colaborando para que la reapertura sea exitosa.

La economía aún no se recupera del primer cierre

Antes de hablar de los costos de un segundo cierre, hay que mencionar que toda la economía y miles de comercios aún no se recuperan del primer cierre que comenzó en marzo 15 y se extendió hasta finales de mayo. El comercio al detal, los centros comerciales, la propia industria de salud, los hoteles y restaurantes, aún sufren las consecuencias del primer cierre. Los estimados de Inteligencia Económica Inc. es que el primer cierre tuvo un costo de $10,000 millones en la economía.

Durante el primer cierre la economía, el gobierno tuvo el beneficio de recibir diversos estímulos, cortesía del gobierno federal. Esas ayudas han provisto una liquidez artificial que se acabará pronto, y entonces sentiremos los efectos reales del cierre de la economía.

Un segundo cierre tendría el efecto de acelerar el cierre de miles de negocios que hoy intentan a adaptarse a una nueva realidad económica y un ambiente hostil para hacer negocios.

Muchos comerciantes ya agotaron las ayudas que se le proveyeron durante la pandemia, como los préstamos para retener nómina, y muchos empleados del sector privado ya agotaron sus ahorros y las pocas ayudas que fluyeron del gobierno, especialmente los $1,200. Todavía miles de los nuevos desempleados por la crisis del Covid-19 intentan recibir las ayudas del desempleo, ya que no pudieron vencer las interminables filas para acceder a ellas.

Limitada la capacidad del gobierno para seguir inyectando ayudas

Por último, los que abogan por un nuevo cierre como respuesta al aumento en los contagios, parecen apostar a la premisa de que el gobierno federal seguirá enviando ayudas y estímulos sin límites a Puerto Rico. Como resultado de la crisis creada por el Covid-19, el gobierno federal tendrá experimentará un déficit fiscal de $3.7 trillones en el año fiscal 2020.

Del lado federal, el espacio para aumentar la deuda y el gasto público para estar limitado tanto para el gobierno de Estados Unidos, como el quebrado gobierno local. Pudiera haber nuevos estímulos, pero serían limitados, y en el caso de Puerto Rico, hay que recordar que somos la única jurisdicción en depresión y en quiebra.

Dicho lo anterior, la única ruta que tenemos ante nosotros es ser responsables y colaborar con la reapertura observando todas las medidas de salubridad propuestas que recomiendan los expertos. Mientras no haya una cura o vacuna contra el Covid-19, hay que aprender a convivir con el virus de forma inteligente.

La reapertura será exitosa, si todos colaboramos en el proceso actuando como una sociedad madura y responsable ante el presente reto.

Este análisis fue redactado por la unidad de investigaciones de Inteligencia Económica, disponible para suscriptores junto a más de 125 indicadores económicos y herramientas de inteligencia de negocios para su empresa.

Para más información sobre nuestra firma o nuestros servicios, PRESIONE AQUÍ.