Carmelo Ríos

El portavoz de la mayoría en el Senado, Carmelo Ríos.

Transcurridos más de dos años de la devastación causada por el huracán María, todavía las aseguradoras no han desembolsado en reclamaciones alrededor de $2,500 millones, principalmente de clientes comerciales y del gobierno, situación que será investigada por el Senado.

Acorde con el portavoz de la mayoría en ese cuerpo legislativo, Carmelo Ríos, este retraso en el pago responde a las tácticas de evasión legal a las que dichas aseguradoras están recurriendo para dilatar los procesos, alegando supuestos fraudes en las reclamaciones.

“Las aseguradoras tienen el recurso legal, el dinero y el tiempo para litigar por años un caso, pero los comerciantes no lo tienen. Esta práctica, a la que están incurriendo las aseguradoras, lo que persigue es que el cliente —por cansancio, por falta de tiempo y dinero o estrictamente porque ya no puede prolongar por más tiempo la reapertura de sus operaciones— tenga que transar por la cuantía que ellos ofrezcan, en detrimento de cientos de empresas que han pagado fielmente sus pólizas por años y ahora no quieren responder”, sostuvo, en momentos en que asegura contar con innumerables testigos que pueden corroborar las alegaciones.

A estos fines, radicó la Resolución del Senado 1332 para que se realice una investigación sobre en qué estatus se encuentran dichas reclamaciones.

“Llevamos más de dos años con esta situación y las aseguradoras se siguen pasando la papa caliente, pero no asumen su responsabilidad. No hay razón que justifique cómo a 29 meses de María todavía muchos ciudadanos tienen sus propiedades como si el huracán hubiese pasado ayer. Esto no es un beneficio. Es una obligación de las compañías ya que es un seguro que sus clientes han pagado”, sentenció Ríos.

Confiamos en que con esta investigación aflore la realidad actual y tras esto evaluaremos alternativas legislativas que pongan en jaque esta modalidad inescrupulosa de algunos miembros de la industria de seguros”, abundó.

Según datos provistos por el licenciado Juan Saavedra Castro, miembro del bufete de abogados especialista en la recuperación de desastres Weisbrod Matteis & Copley PLLC, en comparación con otras jurisdicciones que también fueron impactadas por huracanes, Puerto Rico es la que menos pagos ha recibido por parte de la industria de seguros.

Ejemplo de esto es el caso de Texas, que en 2017 tuvo cerca de $21,000 millones en pérdidas luego del paso del huracán Harvey y recibió $19,000 millones en pagos de pólizas de seguros. En cambio, los daños en la Isla totalizaron cerca de $30,000 millones y solo se han desembolsado $5,000 millones.

reportera