2019-2020

Debido a que consideran que Puerto Rico es uno de los pocos países del mundo donde se celebran las iniciativas en lugar de los resultados, la firma Birling Capital identificó una serie de metas a implementarse lo suficientemente agresivas como para transformar la Isla.

Entre las metas identificadas por la firma figuran: transformar a Puerto Rico en un país con un desarrollo económico robusto y un crecimiento sostenido del 4% en los próximos dos años; crear 300,000 nuevos empleos en el sector privado en los próximos seis años; aumentar la tasa de participación laboral al 55 %; y reducir la tasa de desempleo al 5 % en seis años.

A lo anterior se agregó reducir el aparato gubernamental transfiriendo al sector privado cualquier corporación, operación o servicio que el sector privado puede realizar con mayor eficiencia, como pudiesen ser la Autoridad de Energía Eléctrica, Acueductos o el Fondo del Seguro del Estado, entre otros.

Se menciona, además, transformar el sistema educativo del nivel primario al universitario en uno enfocado en emprendimiento, oficios y transformación; y medir las competencias, para mantener la competitividad con todas las métricas internacionales, particularmente la del World Bank Ease of Doing Business.

Sin embargo, muchas de las metas señaladas han sido propuestas en innumerables administraciones sin éxito alguno. Por tanto, Francisco Rodríguez-Castro, presidente y CEO de Birling Capital, explicó que estos objetivos son alcanzables si se ponen en marcha los procesos adecuados.

“Tienen que ver con la identificación de sectores líderes en el proceso de cambio (“leading sectors”). Aunque esta estrategia de dirigir los esfuerzos a sectores específicos en vez de dejarlos a la determinación del mercado ha sido criticada, la realidad es que todas las experiencias exitosas han seguido esta estrategia. En el caso de Singapur se identificó muy temprano en el proceso al sector de las comunicaciones y la alta tecnología. En el caso del estado de la Florida, Enterprise Florida, la entidad cuasipública que dirige el esfuerzo promocional en ese estado, ha identificado a sectores como el aeroespacial, ‘photonics’, nanotecnologías, ciencias marinas y biotecnología como sectores a promoverse. En el caso de Puerto Rico, se identificaron varios de estos mismos sectores como aquellos a enfatizar”, sostuvo Rodríguez.

Expresó que una dimensión que resulta importante —más allá de la identificación de sectores claves— es la manera como se estructura la actividad promocional. La Ley 73 de 2008 pone énfasis en dos aspectos que son clave: completar la cadena de valor en el sector de manufactura y crear cadenas de abasto locales. “Ambos aspectos están estrechamente relacionados con la necesidad de utilizar el concepto de ‘cluster’ como el elemento organizador del proceso promocional. Esto, a su vez, requiere un cambio en la organización del esfuerzo de promover a Puerto Rico como destino de inversión”.

Entrada del sector privado

Más allá de los factores señalados, es evidente que el sector privado tendrá que asumir una mayor responsabilidad en la función promotora. El modelo, que en un análisis de opciones, entienden que mejor se adapta a las necesidades de Puerto Rico es Enterprise Florida. Esta entidad es una alianza entre el gobierno y la empresa, financiada por ambos, con una Junta de Directores mayoritariamente del sector privado, que es responsable por la función promotora. “Puerto Rico debe moverse en esa dirección. El gobernador del estado es presidente de su Junta de Directores. Aquí se ha creado Invest Puerto Rico y debemos de afianzar ese modelo para que resulte efectivo”, afirmó.

Acorde con el ejecutivo, los esfuerzos de Puerto Rico en las áreas de promoción y de fomento de las exportaciones han carecido de inteligencia estratégica de lo que acontece a nivel global, de las tendencias principales que afectan la Isla y de cómo los centros de gravedad económica han ido cambiando. “Un buen ejemplo de esto es el hecho de que Puerto Rico no tiene presencia en Asia, cuando desde hace años es la región del mundo con crecimientos más acelerados. El centro de gravedad se ha mudado al Pacífico y Puerto Rico continúa con una visión claramente Atlántica. Es necesario que se reconozca que la inserción en la economía global es más que exportaciones y que conlleva entender con profundidad los procesos tecnológicos y comerciales que le caracterizan”.

reportera