Moratoria

Las moratorias hipotecarias a las que muchos puertorriqueños se acogieron debido a que sufrieron la pérdida de empleo o una merma en sus ingresos debido al Covid-19, culminan en septiembre, pero según la sección 4022(b)(2) del Cares Act, las mismas podrían extenderse por un periodo adicional de 180 días.

Esta información la confirmó la licenciada Zoimé Álvarez Rubio, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Bancos, pero dijo que la extensión no le aplica a los préstamos convencionales.

“Esta disposición indica que luego de la primera extensión de 180 días que vence este mes, pueden presentar una solicitud de extensión las personas con préstamos garantizados por un ente federal como los son los productos FHA, VI (veterano) y Rural. Aclaro que ninguna moratoria o extensión es automática, hay que pedirla comunicándose con su institución hipotecaria o banco comercial para saber qué tipo de préstamo tiene y si se le permite una extensión. No todos cualifican”, afirmó Álvarez Rubio.

Las extensiones que sí son automáticas son las de los procesos de ejecución y desahucio de una propiedad residencial, los que no podrán llevarse a cabo hasta el 1 de enero de 2020.

“Esta extensión hasta el 31 de diciembre de 2020, no exime de pagar la hipoteca en este periodo de tiempo. El 20% de las personas con hipotecas se acogieron a las moratorias. La delincuencia regular en Puerto Rico estaba en 12%, en mayo subió a 24.4% y para el 31 agosto este porcentaje bajó a 20%. La gente ha seguido pagando, lo que podemos ver en el poco inventario de casas que hay, porque cuando no pueden pagar lo primero que hacen es vender la casa. Los valores de las propiedades también se han mantenido a nivel de tasación. Si pueden pagar, mi recomendación es que no se acojan a las moratorias. Si la necesitan y no cualifican, deben comunicarse con el Departamento de ´loss mitigation´ de su banco, aconsejó Pedro “Peter” Torres, presidente de Mortgage Bankers Association (MBA).

Miles las peticiones de ayuda

Según los datos más recientes disponibles en la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), hasta el 30 de junio, hubo un total de 92,526 personas acogidas a moratorias hipotecarias.

En cuanto a las moratorias que culminaron y que no se han anunciado extensiones, a la misma fecha se registraron 151,264 ciudadanos acogidos a esta ayuda en sus préstamos personales. Un total de 149,416 recibieron la moratoria en sus préstamos de autos, 83,821en tarjetas de crédito (luego del huracán María esta cifra fue de 141,428 casos) y 10,100 ciudadanos tuvieron derecho a moratorias en préstamos comerciales.  

“Ahora hay que buscar un balance entre la actividad económica y las medidas para evitar la propagación de Covid-19, porque las acciones que se tomen podrían causarle un daño irreparable a la economía. La Asociación de Bancos se une al reclamo de tomar decisiones informadas”, comentó Álvarez Rubio sobre la situación de ayuda de los ciudadanos que han sufrido severamente la crisis ocasionada por el Covid-19 y que, por ende, trastoca las finanzas de los bancos locales.