economia 1

El economista Gustavo Vélez alertó que en un próximo cierre de la economía no hay certeza de que llegarán las ayudas federales que hubo hasta ahora. 

Un cierre como el decretado en marzo para mitigar los efectos de la pandemia de Covid-19 supondría un golpe mortal a la economía del País que apenas comienza a recobrar fuerzas, concluyeron representantes del sector económico entrevistados por EL VOCERO.

“Sería devastador para los comerciantes. Agravaría el desempleo. Muchos negocios que están hoy en día operando están viendo cómo les va para saber si continúan o no”, dijo Jorge Argüelles, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), que representa a unos 5,000 socios en 168 categorías de negocios.

Según fuentes de este medio, se estaría anunciando la imposición de medidas más rigurosas —a raíz del alza en los contagios— que podrían entrar en vigor el 15 de julio, fecha en que se supone reabra el segmento de turismo internacional en la Isla.

Con la determinación se estaría retrocediendo a la Fase 3 del plan de reapertura, recrudeciendo las reglas y restricciones y el toque de queda. El retroceso descartaría la puesta en vigor de la Fase 5, que representaba la reapertura total.

“Me uno a las palabras de la gobernadora (Wanda Vázquez) en que no es responsabilidad del gobierno, sino de todos. Pero estamos viendo que en áreas públicas, en balnearios, parques o reuniones familiares, hay aglomeración de personas sin ningún tipo de distancia y las autoridades no intervienen”, agregó.

Y es que, a pesar del alza en la cifra de contagiados por el novel virus y el brote que se han registrado en distintos municipios, los expertos consideran que las medidas que se deberían tomar van en otra dirección.

A juicio de Argüelles, lo que hace falta es un proceso más punitivo para aquellos que no cumplan con el protocolo de seguridad en lugar de ordenar el cierre de comercios que sí están cumpliendo con las medidas cautelares.

“Nosotros cumplimos con las mascarillas, con que haya distanciamiento físico en los locales. Pero las personas a veces salen a beber fuera de los ‘kioskos’, se aglomeran afuera y... ¿qué se pretende? ¿Qué sea el dueño del chinchorro el que salga e intervenga cuando eso pase? No nos corresponde a nosotros”, expresó.

Aludió a que además, “en caravanas de campañas políticas a veces son los mismos candidatos los que saludan y abrazan a los ciudadanos, sin ningún tipo de distanciamiento”. Esto ha ocurrido en recorridos con la propia gobernadora.

El tablero digital del Departamento de Salud reportó ayer 174 hospitalizaciones por el virus. De estas, hay 12 pacientes en intensivo y 11 con ventilador. Mientras, sumaban 9,654 los casos confirmados y probables a coronavirus desde que comenzó la pandemia en el País.

Muchos negociosno podrán reabrir

Por esa misma línea, Clarissa Jiménez —presidenta de la Asociación de Hoteles y Turismo en Puerto Rico— dijo que en caso de decretarse otro cierre comercial serían “muchos los negocios que no van a poder reabrir luego”. El sector de la hospitalidad tenía unos 80,000 empleos antes de la pandemia, los cuales, aseguró, se han reducido.

economia 3

Clarissa Jiménez, presidenta de la Asociación de Hoteles y Turismo, señaló que quienes no cumplan las medidas de salud y seguridad deben enfrentar las sanciones correspondientes.

“Hay muchos negocios en la actividad turística que están siendo responsables con su operación. Si alguien no cumple, ese negocio tiene que recibir una amonestación o cierre. Pero no es justo que pague gente que está cumpliendo y siendo responsable”, dijo en entrevista con este medio.

“Ahí entra parte de la responsabilidad de cada uno como ciudadano. Pero si algo pasa por esa línea (el cierre), van a ser muchos los negocios que no van a poder reabrir. Ha sido el golpe más duro en la historia del turismo en Puerto Rico”, señaló.

En cuanto a la reapertura para el turismo internacional —pautada para el miércoles— dijo que todavía no han recibido ninguna carta circular que hable en detalle de lo que se va a estar haciendo.

“Todavía no hemos visto carta circular que hable los detalles de las medidas restrictivas en los aeropuertos para el turismo internacional”, señaló.

“Ya todas las ayudasse distribuyeron”

El 27 de marzo, el Congreso federal aprobó el “Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act” (CARES Act, por sus siglas en inglés), que ha provisto del paquete de estímulo económico federal para mitigar la pandemia.

Hasta el momento, no se ha hablado en concreto de aprobar un segundo paquete de estímulo económico que impacte directamente a la Isla, lo que supondría otro golpe de decretarse otro cierre, consideró el economista Gustavo Vélez.

“Las ayudas se dieron, pero se van a acabar. No son permanentes. Si no hay una cura hasta el 2021, no nos podemos quedar encerrados en nuestras casas. Hay que aprender a convivir con esto. Ya todas las ayudas se distribuyeron”, expresó.

“Aún cuando en el escenario de que esas ayudas se den (un nuevo estímulo económico), Puerto Rico es la única economía quebrada de todos los estados. Sigue en depresión desde 2008”, añadió.

Recordó el impacto de los huracanes Irma y María, en 2017 y la devastación ocasionada por la actividad sísmica en el suroeste del País. “No nos podemos dar el lujo, como se lo puede dar un país rico, de cerrar. Si hay una sociedad que tiene que aprender a convivir con esto es la nuestra porque su economía tiene que seguir operando dentro de un protocolo estricto de seguridad, donde cada ciudadano sea disciplinado”, enfatizó.

Vélez coincide con Arguelles en que el gobierno debe, en su lugar, implementar medidas más estrictas para aquellos que no cumplan con los protocolos sanitarios.

Jorge Argüelles

Jorge Argüelles, presidente del Centro Unido de Detallistas, reconoció que hay negocios que no podrán abrir. 

“Aquí hay que empezar a tomar medidas estrictas, multas e incluso cárcel a aquel que no cumpla. Hay que hacer una legislación que haga bien punitivo el tema de no seguir el protocolo de seguridad y que la ciudadanía respete y permita que esta reapertura fluya”, subrayó. “Pero cerrar otra vez a Puerto Rico va a tener unos efectos económicos terribles para la sociedad. Y no se puede culpar a la mayoría del país por unos irresponsables”, añadió.

Explicó que todavía los efectos del cierre de marzo a junio continúan con efectos devastadores. “Un 30% de los comercios no pudieron reabrir”, indicó.

Faltan indicadores

Eduardo Burgos, profesor de estadísticas y sociología, indicó a este medio que para poder realizar un análisis económico son necesarios los indicadores económicos.

“Y en Puerto Rico, lo que hay son de dos a cinco indicadores para poder hacer eso. Desde el ángulo económico, va a ser bien difícil entender el efecto que puede tener otra vez cerrar la economía”, expresó.

Antes de que se establezca alguna medida con alto nivel de rigurosidad, el académico indicó que haría falta hacer un estudio de estos últimos meses para ver “cuál ha sido el efecto socioeconómico”.

“Es buscar esos espacios donde podemos conseguir esos datos concretos para poder obtener un panorama real de lo que ocurrió en los últimos meses. Sería la manera más apropiada e inteligente para hacer eso (un cierre)... si se vuelve a hacer”, puntualizó.

Periodista y asistente en Mesa de Información.