Moratoria

La Resolución Conjunta 489, del senador Miguel Romero, que ordena que todas las instituciones bancarias y cooperativas establezcan una moratoria a los pagos de préstamos personales, de auto o hipotecarios, así como las deudas de tarjetas de crédito en los meses de marzo, abril, mayo y junio, no les aplicará a todos los deudores.

Esta medida que busca aliviar el bolsillo del puertorriqueño será beneficiosa solo para los clientes que cualifiquen, lo que dependerá del historial de pago del cliente, tipo de producto otorgado y de a quién le pertenece el préstamo en el mercado financiero.

“La decisión financiera va a tomar en consideración la seguridad de la institución para proteger los bienes que depositan sus clientes. No se puede poner en riesgo a la institución, lo ordena una disposición federal. La cualificación en las hipotecas depende del contrato del acreedor con relación al deudor, de las reglas del inversionista o de si están asegurados por el Gobierno Federal como Departamento de Vivienda Federal con préstamos FHA, VA o rural”, explicó la abogada Zoimé Álvarez, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Bancos de Puerto Rico.

La ejecutiva indicó que ya todos los bancos comerciales tienen sus reglas para evaluar cómo van a ayudar a los clientes que sometan solicitudes de ayuda económica, por lo que es importante que estos se informen comunicándose con su institución financiera, ya que las extensiones dependen de cada producto y de la situación económica de cada cliente.

Preocupación del ciudadano

La inquietud del consumidor es que se repita la historia de algunas moratorias que se otorgaron luego del huracán María, que tuvieron como resultado que los deudores se vieran en la obligación de realizar la totalidad de los pagos de la moratoria en uno solo.

“Es erróneo decir que todo el mundo tuvo que pagar en un solo plazo al acabar la moratoria luego de María. Algunos tuvieron un plan de pago de seis meses o tres meses, dependiendo de quién tuviera el préstamo. Hubo varias formas de ponerse al día. Esta ayuda va dirigida a las personas que se han visto afectadas directamente por el cierre de la orden ejecutiva... con un problema económico”, añadió la vicepresidenta, quien aseguró que se han autorizado moratorias desde el lunes 16 de marzo, al comienzo de la cuarentena.

Cabe resaltar que se les informará a las entidades crediticias que los pagos aguantados no se deben a incumplimiento, sino a un ‘deferred’ por emergencia de desastre, lo que significa un aplazamiento que le permite al prestamista reducir los pagos mensuales por un periodo de tiempo establecido.

El prestamista decide de cuánto serán los pagos y cómo se pagará el monto. También se prohíbe el cobro de recargos, penalidades o aumento en tasas de intereses o intereses adicionales por acogerse a esta alternativa, además de que se han detenido las ejecuciones y los desahucios.

Posibles alternativas

Las instituciones bancarias locales han informado que algunas hipotecas cumplen con los requisitos para obtener una moratoria que incluya remitir los tres próximos pagos al final de la cuenta. Otras alternativas —dependiendo del caso de cada deudor— podrían ser pagar la totalidad antes del vencimiento, hacer un plan de pago, realizar abonos mensuales junto con los pagos regulares de la hipoteca —una vez haya concluido la moratoria—, o hacer una modificación del préstamo. Estas opciones varían en cada institución bancaria.

Tags