Plaza Las Américas

 

Las tiendas por departamento JCPenney  y de calzado Aldo, en Plaza Las Américas y Plaza del Caribe, continuarán abiertas, luego de que las empresas se acogieran a un proceso de reestructuración judicial, como consecuencia a la pandemia del coronavirus. 

Así lo informó la directora de Comunicaciones de las Empresas Fonalledas, Lorraine Vissepó, al asegurar que al momento ninguna tienda en esos centros comerciales cerrarán debido a la crisis económica por el Covid-19.

"Hasta el momento no tenemos conocimiento de cierres.  Aldo radicó la quiebra en la cuarentena, pero mantendrán abiertas sus tiendas e igual JCPenney", detalló en entrevista con Wapa. 

JCPenney, se acogió al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras. Como parte de su reorganización, la compañía de 118 años dijo el viernes por la noche que cerrará algunas tiendas.

"La pandemia de coronavirus ha creado desafíos sin precedentes para nuestras familias, nuestros seres queridos, nuestras comunidades y nuestro país", dijo el CEO de Penney, Jill Soltau, en un comunicado.

En la Isla, JCPenney tiene seis tiendas y poco más de mil empleados.

De otro lado, Aldo Group Inc. se acogió a protecciones  de sus acreedores equivalentes a la Ley de Quiebras, en Canadá-donde la empresa de calzado tiene su sede- en los Estados Unidos y en Europa.

La declaración ante las autoridades de quiebra hechas por Aldo, establece que no se ha pagado el alquiler de las tiendas de Canadá ni Estados Unidos en los meses de abril y mayo y que se quedaría sin flujo de efectivo para el mes de junio, reportó el medio canadiense CBC. Asimismo, sugiere el cierre de tiendas y el despido de empleados, aunque la empresa no ha dado detalles sobre esto. 

El director ejecutivo de la compañía, David Bensadoun, aseguró que "estábamos haciendo un gran progreso con la transformación de nuestro negocio para enfrentar desafíos de la industria, sin embargo, el impacto de la pandemia de Covid-19 ha ejercido demasiada presión sobre nuestro negocio y nuestros flujos de efectivo".

"Al llevar a cabo una revisión exhaustiva de las alternativas estratégicas, determinamos que la presentación de protección a los acreedores es lo mejor para Aldo para preservar la compañía a largo plazo y sobrevivir durante este período desafiante", dijo el ejecutivo. 

A lo largo del proceso de reestructuración, Aldo espera llevar a cabo negocios y abiertas sus tiendas.

Aldo, fundada en 1972, tiene tiendas en más de 100 países y emplea a 8 mil personas alrededor del mundo. En Puerto Rico tiene al menos siete tiendas.