Individual health insurance policy and stethoscope.

Ahora que se flexibilizan las medidas para mitigar el coronavirus (Covid-19) y se va reactivando la fuerza laboral, los patronos que deseen reforzar la seguridad de sus empleados más allá de las medidas obligatorias de salubridad pueden ampliar los beneficios o cubierta de salud que ofrecen.

De acuerdo con Sandra Román, experta en recursos humanos de Retention Strategies, mantener protegidos a los empleados cobra más relevancia con la apertura de los sectores económicos cuando el riesgo de contagios podría elevarse y se necesita comenzar operaciones y despuntar los niveles de productividad.

“Hay varias opciones en términos de aseguradoras y lo que contienen los planes. El patrono tiene que definir cuál es el presupuesto y su prioridad para buscar opciones en el mercado que satisfagan sus necesidades empresariales y que permitan que el empleado pueda estar saludable”, señaló Román a EL VOCERO.

La experta discutió que los patronos pueden ampliar la cubierta tradicional que se compra grupalmente y que normalmente se les ofrece a los empleados a tiempo completo. De esta manera, se fortaleza la protección a la salud de sus empleados, pero se obtiene a un precio más competitivo.

Asimismo, Román indicó que también tienen disponible la posibilidad de ofrecer seguros de indemnización que —aunque no son planes médicos— proveen cubiertas para ciertos servicios o ciertas enfermedades. “Estos proveen una opción a menor costo que un plan médico individual y pueden ser obtenidos de manera privada por individuos, pero no ofrecen la misma cubierta”, enfatizó.

“Este seguro cubre unos riesgos específicos y cuando eso sucede se le otorga a la persona una cantidad de dinero por el evento. Existen unos seguros de indemnización para grupos que el patrono puede adquirir para cubrir riesgos relacionados al coronavirus. Este puede incluir reembolsos por hospitalización, laboratorios y visitas a médicos”, agregó.

Román opinó que los seguros de indemnización son más adecuados para pequeñas y medianas empresas (pymes), pues al ser el riesgo menor que el de un seguro médico la prima que debe pagar el patrono es menor. “Este seguro les da a los patronos que no tienen el presupuesto para comprar un plan médico tradicional la oportunidad de contribuir de alguna manera a la salud de sus empleados”, acotó.

La consultora de recursos humanos enfatizó en que el seguro de indemnización —además del reembolso— le provee al asegurado descuentos en servicios con proveedores que son previamente acordados. “Esto provee una ventaja de que la aseguradora ya hizo unas contrataciones con proveedores que les darán a los asegurados unas tarifas preferidas. Tiene el descuento en el servicio y el reembolso”, añadió.

Román aseguró que estas medidas también podrían ser beneficiosas para aquellas empresas cuyos empleados permanecen trabajando de manera remota o que se quedarán permanentemente trabajando a distancia.

“El trabajo remoto evita el riesgo de contagio al empleado, pero no lo elimina porque tienen contacto con sus familias. Perder a un empleado por un periodo de tiempo significa un costo mayor. Por eso, una combinación de ambas cosas puede ser beneficioso para la empresa”, puntualizó.