Economía

Luego de que se reflejara una merma en la cantidad de personas que solicita el seguro por desempleo en el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), la tendencia ha vuelto a ser negativa tras registrarse un aumento la pasada semana de sobre 10,000 reclamaciones.

A principios de abril se alcanzó un pico de más de 66,000 reclamaciones, pero luego los nuevos reclamos habían reflejado una tendencia a la baja de -15% en promedio por semana, como resultado de la apertura comercial. No obstante, esto cambió con el incremento significativo registrado la pasada semana.

En la primera semana luego del cierre comercial por el Covid-19, sobre 20,000 personas solicitaron el pago por desempleo. Desde la tercera semana de marzo hasta la segunda semana de junio, la cifra aumentó a más de 321,000 personas.

“La tendencia en nuevas reclamaciones iba hacia la baja desde hace unas semanas, pero cambió de rumbo y volvió a aumentar con sobre 10,000 reclamaciones de la semana pasada. Esto quiere decir que todavía hay empresas que están despidiendo empleados. Uno hubiese esperado que esto no ocurriera con la apertura, pero lo que sugiere es que la recuperación que debe haber surgido con la apertura es muy desigual entre las empresas”, comentó el economista José J. Villamil a EL VOCERO.

De acuerdo con Estudios Técnicos, después de una pérdida de 118,600 empleos en abril, la apertura comercial resultó en un aumento de 3.7% en el empleo privado asalariado total, para un incremento de 20,600 empleos en mayo. Aun así, el nivel de empleo fue 103,700 por debajo de eso en febrero.

Villamil sostuvo, además, que las mayores pérdidas en mayo —en comparación con febrero— se produjeron en los servicios de alojamiento y alimentación (37.3%), y dentro del renglón en los sectores de ocio y hotelería (35.8%), seguido de los sectores de la construcción (34.6%) y el comercio minorista (22.1%).

Asimismo, la firma detalló que entre enero y mayo de 2015 hasta 2019 el empleo privado promedio fue de alrededor de 664,684. La cifra de empleo para mayo de 2020 fue de 579,000, un -12.9% que el promedio de cinco años. Los niveles de empleo privado no agrícola desde marzo han sido los más bajos desde 2017.

A pesar de que la actividad económica ha comenzado a subir a ritmo gradual, Estudios Técnicos proyecta que los datos de los meses de junio y julio sigan reflejando niveles más altos de desempleo. “Se siguen presentando nuevas solicitudes de desempleo, lo que significa que los empleadores todavía están despidiendo trabajadores. El aumento en mayo de empleos privados, si se mantiene en junio, sería una señal positiva hacia una recuperación en el mercado laboral”, sostiene el informe.

Tendencia similar en América Latina

La tendencia es parecida a la que se vive en América Latina y el Caribe. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), 2.7 millones de empresas podrían estar cerrando en la región como resultado de los estragos del coronavirus, lo que implicaría la pérdida de 8.5 millones de empleos.

La Cepal aseguró, además, que un tercio del empleo formal y un cuarto del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina y el Caribe se generan en sectores fuertemente golpeados por la crisis económica.

De acuerdo con un estudio, la gran mayoría de las empresas de la región ha registrado caídas significativas de sus ingresos y presentan dificultades para mantener sus actividades, ya que tienen serios problemas para cumplir con sus obligaciones salariales y financieras, además de dificultades para acceder a financiamiento.

Menos paga

Por otro lado, la paga o compensación a los empleados en la Isla registrará una caída en el año fiscal 2020 —que culminó el 30 de junio— como resultado de la merma en producción económica y el aumento en desempleo. Esto se sumaría a la caída previamente experimentada en el año fiscal 2019.

El Resumen Económico de la Junta de Planificación sostiene que la compensación a los empleados totalizó $27,601 millones en el año fiscal 2019, lo que comparado con los datos del año previo representa una caída de 1%. Aunque la remuneración al empleado decreció, las ganancias de las empresas subieron a $50,432 millones. Esto representa un incremento de 7% al compararse con los $47,137 millones del año fiscal 2018.

El economista José Caraballo Cueto indicó a EL VOCERO que como resultado de la emergencia las empresas han visto sus ingresos severamente afectados y la inflación sigue en aumento, por lo que la caída en la compensación podría estar por encima de un 2% para el recién culminado año fiscal.

“Cuando uno ajusta por inflación, puede haber decrecido más todavía. Esto es nominal y todos los años el dinero pierde valor. Si en 2019 se pagó menos puede ser porque también rindió menos que en 2018. Esto es preocupante porque sin duda será mayor para este año”, aseguró el economista.

“Los precios siguen aumentando, por lo que la compensación a los empleados bajará mucho más el fiscal 2020 que lo que bajó en el 2019. La gran mayoría de las personas que sufrieron el confinamiento (por el Covid-19) —que fueron más de 300,000— no recibieron la paga que recibieron en marzo del año anterior. Aun recibiendo el seguro por desempleo es una fracción del salario, por lo que se reducirá mucho más”, acotó Caraballo.

Tags