Dinero

Como respuesta a la crisis ocasionada por el coronavirus (Covid-19), el gobierno federal aprobó un estatuto que obliga a las empresas con menos de 500 empleados a cumplir con dos licencias especiales de enfermedad que estarán activas hasta fin de año.

De acuerdo con la abogada laboral Natalia Colón, el ‘Families First Coronavirus Act’ aprobada por el presidente estadounidense Donald Trump enmienda el ‘Family and Medical Leave Act (FMLA) y el Fair Labor Standards Act (FLSA) que determinan la compensación que pueden recibir los empleados en establecidas situaciones de enfermedad. 

Los empleados que hayan trabajado al menos 30 días consecutivos con el mismo patrono son elegibles.

“Es la primera vez en toda la historia de Estados Unidos que se crea una licencia especial con tan rápida efectividad para que las empresas estén obligadas a hacer un pago de licencias que no existían. Esto es importante porque el gobierno federal no regula licencias de los trabajadores y menos con paga”, indicó a EL VOCERO

Ausencia por enfermedad

Colón explicó que, a partir del próximo primero de abril, los trabajadores de Estados Unidos tendrán acceso al ‘Emergency Paid Sick Act’, con el que se busca proteger a los empleados que no puedan trabajar presencial o remotamente debido a diversas razones relacionadas al coronavirus. Entre estas, un contagio, una cuarentena preventiva, un cierre decretado o el cuido de sus hijos. 

“Con esta disposición, los empleados a tiempo completo -que trabajan 40 horas- y que están en sus casas como resultado del cierre y cuyo patrono está cerrado por obligación del estado, podrán recibir hasta 80 horas de licencia con paga en el periodo de dos semanas”, explicó la expresidenta de la Asociación de Profesionales de Relaciones Laborales.

Sin embargo, los empleados a tiempo parcial recibirán un pago por dos semanas de trabajo que será promediado de acuerdo con las horas laboradas en los pasados seis meses. “Este beneficio es adicional a cualquier otro beneficio que tenga derecho la persona bajo otras leyes que el gobierno apruebe y le apliquen”, sentenció Colón. 

Si la licencia es solicitada por aislamiento ordenado por el gobierno, cuarentena recomendada por un médico o porque la persona tiene síntomas de coronavirus y está a la espera de un diagnóstico, Colón indicó que la paga es a base del 100% del salario, hasta un máximo de $511 diarios y $5,110 en el agregado. 

No obstante, si se solicita para cuidar a un hijo cuya escuela ha sido cerrada u otro familiar afectado, el empleado podrá recibir dos tercios de su salario con un máximo de $200 por día y $2 mil en el agregado. 

10 semanas adicionales 

Además, la abogada señalo que el estatuto también establece la extensión de 10 semanas adicionales de licencia de emergencia familiar y médica con paga, para empleados que la necesiten, debido a que están cuidando a sus hijos o hijas, cuyos centros de estudio o cuidos permanecen cerrados a causa de situaciones relacionadas al COVID-19.

Los primeros diez días de esta licencia son sin paga, pero luego de esto, el empleado tiene derecho a recibir dos tercios de su salario regular con un máximo de $200 diarios y $10 mil por la duración de la licencia. 

Según explicó la abogada, se puede utilizar alguna licencia con paga como es la de enfermedad que dispone la ley local o por un acuerdo alcanzado con su patrono para compensar los primeros diez días sin paga. Esta solo aplica a empleados que estén obligados a paralizar sus labores y exceptúa a empresas que no estén obligadas a cerrar.

Los empleados que se acojan a esta licencia tienen derecho a ser reinstalados una vez expire la licencia. Empero, los patronos que generan 25 empleos o menos están exentos de esta disposición. 

Ayudas al patrono

Por otro lado, Colón aclaró que los patronos que puedan cumplir con la nueva carga salarial tienen varias opciones disponibles para disipar el impacto económico que los estatutos puedan tener. 

“El patrono tendrá de forma inmediata un rembolso dólar por dólar de lo que gasta para el cumplimiento de la obligación. Esto se hará mediante créditos contributivos de todos los tipos de salario que se paguen bajo la ley”, acotó. 

La experta señaló, además, que el Departamento del Trabajo federal vislumbra permitir que las empresas se puedan quedar con las retenciones en el origen de los salarios de sus empleados para permitirles un mayor flujo de efectivo. En caso de que no cuenten con el flujo de efectivo necesario, puede solicitar al Servicio de Rentas Internas (IRS, en inglés) que le devuelva las contribuciones previamente sometidas. 

Igualmente, detalló que posiblemente si el patrono toma un préstamo para pagar a sus empleados o recuperarse de la carga, es préstamo podrá ser condonado. “Falta el texto final de la ley, pero esto es lo que se prevé”, indicó la abogada. 

Pymes podrían estar exoneradas

No obstante, la experta en asuntos laborales explicó que las pequeñas empresas con menos de 50 empleados que puedan demostrar que la nueva carga salarial le podría poner en riesgo sus finanzas y afectar la gestión del negocio, podrían estar exoneradas.  

“Aun no está claro, pero la exoneración es una posibilidad que está sujeta a la guía del Departamento del Trabajo federal y del Departamento del Tesoro Federal. Se espera que la guías se sometan próximamente”, puntualizó.