Omar Marrero

Marrero es abogado financiero y corporativo, con experiencia en contabilidad y en mercados de capital.

El recién designado director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Omar Marrero, aseguró en entrevista con EL VOCERO la continuidad en las labores de la agencia, fundamentadas en cuatro elementos prioritarios: la reestructuración de la deuda, la privatización de concesión y distribución de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), el retiro y la llegada de los fondos federales para la reconstrucción.

En los pocos días que ocupa el cargo, Marrero ya se comunicó con Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la Junta Federal de Control Fiscal, y con José Carrión, presidente de la entidad. También habló con José Ortiz, director ejecutivo de la AEE, cuyo plan de ajuste está en el proceso en el tribunal, e igualmente tuvo un diálogo con la jueza Barbara Houser en Nueva York, quien tiene a su cargo el nuevo proceso de mediación con acreedores del gobierno.

“Ahora tenemos que proporcionar, reforzar y redoblar esfuerzos para acelerar trabajos (a los) que toda esta situación (reciente) haya reducido su velocidad. Igualmente, tenemos que seguir trabajando para recuperar la credibilidad y devolverle la confianza a la Isla tanto dentro como afuera”, expresó Marrero a EL VOCERO. El funcionario no entró en los detalles de las conversaciones iniciales con los diferentes componentes relacionados a la deuda de la Isla, pero informó que entre esta y las próximas semanas se reunirá con la división legal para discutir asuntos de los litigios del Título 3 y el Título 6.

Asimismo, tiene en agenda viajar a Washington y Nueva York para reunirse con acreedores y presentarles sus credenciales, que lo capacitan para ostentar el cargo y aclaró que su carrera profesional es en el campo de las finanzas. Marrero es abogado financiero y corporativo, con experiencia en contabilidad y en mercados de capital.

El nuevo director de Aafaf sostuvo que hay muchos retos, los cuales reconoció se complican con el problema de gobernabilidad que atraviesa la Isla, lo cual en el mercado de capital se traduce en riesgo político que impacta directamente la prima de valores. “Seguiremos tocando puertas a grupos de interés que todavía apuestan a Puerto Rico como mercado de negocio”, añadió.

Vitales los fondos federales

Para Marrero, el flujo de los fondos federales es fundamental en el impacto macroeconómico del País y en el cumplimiento del plan fiscal. Reconoció que bajo el presupuesto actual no existe liquidez para obras de reconstrucción, por lo que en virtud de ello, dialogará con la junta fiscal para lograr que se asignen fondos en esa partida, de manera que las agencias puedan efectuar obras y posteriormente solicitar el reembolso. “Proponemos la creación de un fondo rotativo, de donde la agencia pública se nutre para crear obra, y una vez llega el reembolso se devuelve a dicho fondo. Tenemos que asignar fondos para obras de reconstrucción, si no se financian obras, los fondos no van a fluir y sin ello, el plan fiscal no se sostiene. Lo que proponemos es mover obra de reconstrucción. Obras eficientes, efectivas, bajo un proceso transparente”, indicó Marrero.

Agregó, que para asegurar el presupuesto —además de los trabajos de reconstrucción— se requiere ofrecer servicios esenciales. “Tenemos que gastar los $91,000 millones en el plazo de 10 a 15 años, para poder allegar los fondos, y eso solo se hace con liquidez. De esta manera, con obras permanentes es que se podrá eliminar la junta y volver a llegar a los mercados de capital a tasas razonables. Con ello se benefician todas las partes, ya que estaremos en posición de cumplir y hacer crecer los componentes macroeconómicos y poder cumplir con nuestros acreedores”, explicó el funcionario.

De igual manera, la transparencia es otro elemento clave en la nueva responsabilidad de Marrero. En vista de ello, aseguró su compromiso con una rendición de cuenta oportuna y certera, lo que admitió no se puede lograr sin estados financieros auditados. Por ello, se presta a trabajar con urgencia, para intentar poner al día los estados financieros auditados del gobierno de Puerto Rico, donde el más reciente data de 2016. Aceptó que para esta meta requiere de la colaboración interagencial, pero acentuó que el mayor reto proviene de las anotaciones de dichos estados financieros, donde los auditores emiten su opinión y el no hacerlo de manera correcta y certera pudiese conllevar una responsabilidad legal, basado en la ley de valores.

Sostuvo que el nuevo cargo que ocupa no le provoca preocupación, ya que asegura que desde el día uno, ha trabajado directamente con el grupo financiero de la actual administración. A ello sumó, que Aafaf es la entidad matriz de la Autoridad de Alianzas Público-Privadas y de la Oficina de Asuntos de Recuperación, dependencias que estaban bajo su cargo. Sostuvo que se trata de un cambio en sus funciones, no en el equipo de trabajo, lo que garantiza la continuidad operacional.

“Al (el) gobernador asignarme a esta nueva posición, por las condiciones de la misma, se requería atención completa, por lo que todas las demás responsabilidades fueron asignadas a otro personal altamente competitivo y conocedores de dichas agencias, lo que no da paso a la improvisación. De manera transitoria me mantendré en el cargo de representante transitorio ante FEMA, puesto que ocupará en propiedad Ottmar Chávez, quien fungirá como director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3, por sus siglas en inglés), mientras continuará sus funciones como administrador de la Administración de Servicios Generales (ASG).

Literalmente mi oficina actual se encuentra en el mismo piso, trabajamos juntos y se mantienen las mismas prioridades trazadas”, puntualizó.

reportera