Regalos

La asistencia federal de $1,400 que están recibiendo los puertorriqueños está causando un movimiento económico favorable en los establecimientos comerciales en donde los consumidores buscan el tradicional regalo para el Día de las Madres, que se celebra el domingo, 9 de mayo.

“El tráfico de clientes continúa saludable gracias a la inyección de fondos federales, distinto al año pasado cuando había ‘lockdown’ y se estaba operando con una capacidad muy limitada. Se está vendiendo mercancía en general. Mucho artículo electrónico, electrodomésticos, perfumes, ropa, zapatos, productos de belleza, etc. Prevemos una buena venta de las madres”, confirmó Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal.

Sin embargo, Jesús Vázquez, presidente de Centro Unido de Detallistas (CUD), aunque coincidió con las expectativas en ventas, indicó que no necesariamente favorecerán al sector más afectado por la crisis sanitaria, que son las pymes.

“Con los $1,400 que la gente ha recibido, las ventas del Día de las Madres están corriendo bien, pero esto no se va a ver reflejado en los pequeños y medianos negocios, sino en las grandes empresas y en las compras en línea, que no aportan a la economía del País. Proyectamos que solo un 20% de las ventas se van a reflejar en la economía local”, pronosticó Vázquez.

Centros comerciales

En los centros comerciales, con las limitaciones impuestas por la más reciente orden ejecutiva —que limita la capacidad de los establecimientos a 30%— hay preocupación.

“Estamos todavía muy temprano para determinar las ventas, pero la realidad es que la gente deja estas compras para lo último. No estamos viendo muchísimo efecto todavía. Esta es la segunda temporada del año más fuerte en ventas y la expectativa es que podamos operar. Lo que nos preocupa es el efecto en las tiendas pequeñas con el límite de capacidad, que pierdan ventas por este control”, indicó Adolfo “Tito” González, presidente de la Asociación de Centros Comerciales Puertorriqueños (ACCP).

El también presidente de Empresas Caparra, aclaró que las largas filas en las tiendas no son un indicador de ventas extraordinarias, sino de la limitación a los clientes dentro de los establecimientos comerciales.

“Sí hay más tráfico durante los fines de semana, pero lo que produce las filas es la alta demanda y menos capacidad. Mi recomendación a los consumidores es que hagan las compras con tiempo porque de lo contrario van a tener que hacer fila”, recalcó González.

También sugirió que las personas acudan a hacer sus compras en las horas no usuales como un lunes en la mañana, no en las horas pico. “Los centros comerciales seguimos con los mismos protocolos desde el día uno, como controles, ‘handsanitizer’ y mascarilla. No se ha bajado la guardia”, agregó.

Por su parte, Lorraine Vissepó, directora de Comunicaciones y Relaciones Públicas de Empresas Fonalledas, expresó que todavía no se ha visto aumento notable en los clientes que vistan Plaza Las Américas y Plaza del Caribe, en Ponce.

“La temporada de madres se concentra en las dos últimas semanas antes de la celebración de ese día. Aún no hemos entrado en la parte más crítica para el comercio. Hasta ahora el tráfico se ha mantenido igual con la restricción de una persona cada 75 pies. Estamos en los mismos niveles previo a la orden ejecutiva vigente”, comentó Vissepó.

En tanto, Marnie Marquina, gerente general de Mall of San Juan, aseguró que las ventas van bien.

“Activamos nuestros protocolos de manejo de filas en el área común de manera organizada y con el distanciamiento requerido. Hemos podido ajustarnos y apoyar a nuestros comerciantes en el manejo del límite de capacidad de 30%. Nuestro equipo de seguridad continúa imponiendo distanciamiento y evitando a toda costa la aglomeración”, aseguró.