Comercio
El comercio podrá operar los domingos. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

La primera orden ejecutiva del gobernador Pedro Pierluisi, efectiva mañana, le brindará un respiro al sector comercial con la imposición del toque de queda a las 11:00 p.m., horario de operación hasta las 10:00 p.m. y la reapertura de los negocios los domingos.

Según se informó en conferencia de prensa, se espera que estos cambios sean favorables a las finanzas de los dueños de negocios que llevan meses haciendo malabares para continuar operando con horarios, días y capacidad de ocupación restringidos, lo que ha redundado en que tengan que operar con pérdidas.

“Estamos muy contentos y agradecidos, sobre todo con las medidas que pedimos de operar el domingo, lo que eliminará el efecto embudo en las tiendas que se llenan porque la gente tenía un día menos para comprar. Con el horario de operación hasta las 10:00 p.m. se crea un balance entre la salud y el desarrollo económico de la Isla”, reaccionó Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercial al Detal (Acdet).   

El nuevo secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Cidre, explicó que el gobernador pidió un plan de incentivos que se debe entregar en 10 días para beneficiar a los negocios más afectados con la pandemia de Covid-19, como las barras y los restaurantes.

“Hay cerca de 25,000 negocios bien afectados a los que queremos ayudar con un ‘grant’ que es un dinero que no hay que devolver. Esta ayuda será con ciertas condiciones, como que tienen que estar insertados en la economía formal y deben tener el compromiso de permanecer operando”, explicó Cidre, quien no precisó cuántos empresarios podrían beneficiarse de la subvención que se detallará más adelante y para la que hay un presupuesto de cerca de $230 millones.

“El gobernador flexibilizó la orden, aunque hubiéramos esperado que aumentara la capacidad de los salones comedor a 50%, la que ahora está en 30%. Esto no se dio, pero lo de abrir domingo es muy positivo, al igual que extender el horario de noche. Vamos a ver cómo se va dando el progreso. Sobre el incentivo, esperamos escuchar más detalles de cómo será esa ayuda que será bien importante para los restaurantes”, indicó Gadiel Lebrón, director ejecutivo de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (Asore).

En relación con la subvención, Joaquín Bolívar III, presidente de la Junta de Directores de la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico, (Prhta) y principal oficial operacional de los hoteles San Juan Water Beach Club y Courtyard by Marriott San Juan-Miramar, difirió sobre el método utilizado para elegir a los beneficiarios.

“Los incentivos no van a ser para los que recibieron fondos PPP y eso no me parece que sea justo, que se aplique para unos negocios y otros no. La ayuda del Paycheck Protection Program (PPP) era para nómina, y los gastos más grandes son otros como mantener el hotel operando, agua y electricidad, que son cantidades mensuales significativas, más las pólizas de seguro”, expresó Bolívar sobre la baja ocupación que ha afectado drásticamente a la industria hotelera.

En cuanto a la nueva apertura de las playas, piscinas y áreas recreativas —aunque sin consumo de bebidas alcohólicas— dijo estar esperanzado en que el cambio provoque un aumento en el movimiento del turismo local.

“El componente de los restaurantes de los hoteles a la hora de la cena ­—que ahora será dentro de un periodo más largo— es muy positivo para el sector, porque el turno de la cena estaba perdido. El uso de las playas por los visitantes y huéspedes es un paso en la dirección correcta”, señaló el presidente de la Junta de Prtha.

Por su parte, Jesús Ramos, presidente de la Asociación de Dueños de Paradores de Puerto Rico (Adppr), se mostró complacido con la decisión del gobernador para ayudar al sector comercial y turístico de la Isla.

“Poco a poco vamos caminando, ahora estamos un poco más flexible. En los últimos días estábamos experimentando un leve aumento en ocupación en Navidad, algunos paradores llegaron hasta un 80%. Ha aumentado algo, la gente está buscando salir y los paradores han sido una buena alternativa para ellos. Una hora más para el comensal también es muy bueno y Cidre sabe lo que pasa el comercio, tiene experiencia sobre las situaciones de los negocios”, expresó Ramos.   

EL VOCERO intentó obtener la reacción de Carla Campos, directora de la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), pero no fue posible al cierre de edición.