Oriental

A pesar de los retos económicos que enfrenta el País, Oriental Bank logró mantenerse estable en el tercer trimestre del año —julio a septiembre— en el que reportaron ingresos totales de $127 millones, cifra superior a la registrada en el mismo periodo de 2019, con $99.3 millones.

“El entorno macroeconómico se benefició de la reducción de las restricciones gubernamentales relacionadas con el Covid-19 sobre la actividad económica, combinado con la creciente liquidez de los programas de estímulo federal que está recibiendo Puerto Rico tras el huracán María de 2017, los terremotos de principios de 2020 y ahora la pandemia de Covid-19. La apertura de la economía y la baja de intereses se ha traducido en más préstamos hipotecarios y de autos en nuestra cartera”, explicó José Rafael Fernández, presidente y CEO de Oriental Bank.

De acuerdo al reporte financiero de la entidad bancaria el aumento de las ganancias por acción diluidas registró un alza de 28% —de $0.39 a $0.50 en comparación con el segundo trimestre de 2020— y de 355% en comparación con el mismo periodo del 2019 cuando la acción alcanzaba los $0.11.

“La consolidación de operaciones con Scotiabank ha sido una integración muy positiva y aumentamos nuestra base de clientes a 500,000. La mayoría de los empleados han permanecido con nosotros y ahora tenemos un total de 2,334 trabajadores y 57 sucursales en Puerto Rico e Islas Vírgenes. “, agregó el ejecutivo.

En torno a la provisión para pérdidas crediticias, durante este trimestre cayó un 69%, de $43.8 millones en el tercer trimestre de 2019 a $13.7 millones. Excluyendo los costos relacionados con la fusión y Covid-19, el índice de eficiencia ajustado mejoró 369 puntos básicos a 62.2% desde el segundo trimestre del 2020, ya que el mayor apalancamiento operativo de la adquisición de Scotiabank comenzó a producirse.

Del reporte financiero de Oriental también se desprende que, durante este periodo, los depósitos de clientes aumentaron $212.6 millones. Tras el aumento de depósitos y reembolsos de préstamos y valores, el efectivo aumentó $383 millones. Para el trimestre, los activos totales crecieron $3.6 millones.

“Las cuentas de los clientes crecieron y la migración digital se expandió. La captación de depósitos y la producción de préstamos fueron sólidas. La calidad crediticia continuó bajo control. La eficiencia operativa mejoró y la integración de Scotiabank avanza según lo programado”, concluyó Fernández.