ORIL

Jorge Campos, administrador de la Oficina para la Reglamentación de la Industria Lechera (ORIL), desmintió que en la Isla exista una sobreproducción de leche que conduce al decomiso del producto, como asegura un grupo de ganaderos.

Acorde con Campos, el última decomiso de leche —por la cantidad de 1.5 millones de cuartillos— respondió a la situación de los sismos, que provocaron la caída del sistema eléctrico. Explicó que todo el excedente se podría canalizar si se detienen las fluctuaciones en la retención de leche fluida. Como ejemplo, mencionó que si una de las grandes procesadoras decide cerrar cada cierto tiempo para elaborar productos no lácteos, esto provoca grandes cantidades de excedente que en ocasiones no se pueden canalizar en los mercados abiertos.

“Por esta razón el concepto sobreproducción no aplica a la realidad de nuestra industria. En lugar de hablar de sobreproducción, sería prudente hablar de mercados contraídos y/o mercados emergentes. El mayor decomiso de leche que hubo en las pasadas quincenas fue bajo un sistema de cuatro niveles, afectando a solo una parte de los ganaderos. No es real que haya una sobreproducción. La producción es menor al año 2016, donde se liquidaba en cuatro niveles. La producción del año 2017 se vio afectada por los huracanes Irma y María, los años 2018 y 2019 fueron impactadas por los esfuerzos de recuperación tras los fenómenos atmosférico. La venta de leche fluida cayó un 14% desde 2016”, dijo Campos.

Agregó que para esta época, que son los meses más fríos, la producción de leche sube. “Desde la pasada semana Suiza Dairy de Aguadilla no está recibiendo leche. El cierre parcial de esta planta crea un excedente que en ocasiones es imposible manejar. Cuando esta planta recibe leche, toda la leche se canaliza sin problemas”, sostuvo.

El ejecutivo desmintió, además, que el Tribunal Federal haya estipulado un pago en multiniveles. “Solo requirió que la leche fluida tuviera el mismo precio para el mismo uso, sin distinción de planta. En caso del incumplimiento con una orden del Tribunal Federal, el remedio tendría que ser solicitado al mismo tribunal”, dijo.

Capacidad de Indulac

Según Campos, antes de los huracanes Indulac manejaba 40 millones de cuartillos de leche. En 2019 manejó cerca de 65 millones de cuartillos, mucho más de lo que manejaba previo a los ciclones. “Indulac ha absorbido casi en su totalidad el excedente, producto de la disminución de ventas en la leche fresca. Indulac no provoca el excedente, el excedente es provocado por la merma en ventas de leche fresca y los cierres parciales de los mercados principales”, manifestó Campos.

“Es mi responsabilidad tomar las medidas necesarias que estimulen el desarrollo económico de la industria lechera. Las medidas tomadas son en beneficio de la mayoría de los ganaderos. Es importante ofrecer estabilidad al sector lechero”, indicó.

Para Campos el tranque entre los ganaderos responde a la oposición de muchos de “producir leche de mejor calidad y de reducir los costos de producción aguardando por aumentos en el precio de la leche que cubra sus deficiencias y malas decisiones de negocios”.

Reafirmó que la fórmula de pago de dos niveles está basada en investigación y análisis, tomando en cuenta el insumo de todos los componentes y los datos históricos recopilados por la ORIL.

Mientras tanto, los detractores de ese método de pago aseguraron que están perdiendo grandes cantidades de dinero, lo que atenta contra la permanencia de algunas ganaderías del País.

Tags

reportera