Estimulo económico

Puerto Rico recibirá cerca de $10,000 millones adicionales para hacer frente a la pandemia. >Suministrada

Con el despliegue del nuevo rescate económico de $1.9 billones (trillones en inglés) que aprobó el presidente estadounidense Joe Biden, Puerto Rico estará recibiendo cerca de $10,000 millones adicionales para hacer frente a la pandemia, que a juicio de los economistas consultados beneficiarán la economía de consumo, pero no crearán actividad productiva.

Durante la administración del expresidente Donald Trump la Isla recibió cerca $8,000 millones y con la nueva inyección de fondos de Biden la ayuda federal a Puerto Rico durante la pandemia totalizará $18,000 millones aproximados. El paquete firmado incluye $3,500 millones para el incentivo económico de $1,400 a las personas que cualifiquen.

El economista José Joaquín Villamil señaló a EL VOCERO que, aunque los estímulos económicos asignados a la Isla han generado un flujo de fondos que han dado paso a una perspectiva económica más alentadora, la mejoría provocada por las ayudas no se sostendrá a largo plazo.

“La firma del proyecto de programas de ayudas de $1.9 billones ha despertado muchas expectativas de que la economía de la Isla mejorará, pero no necesariamente será así. Sí dará un impulso muy grande a la economía, pero son fondos temporeros, se acaban. No será un efecto permanente”, expresó el economista.

Villamil enfatizó que los paquetes de ayuda económica impulsan el consumo, pero no garantizan desarrollo económico sostenible a futuro. No obstante, admitió que “no es poca cosa”, pues además de atender la situación inmediata, brindan un margen de tiempo para cambiar el enfoque económico y que se pueda mejorar la capacidad productiva y competitiva de la Isla.

“Dan un respiro para poder pensar en lo que se hará más adelante. Sin esos fondos sería imposible pensar en la economía pospandemia. Aunque no van destinados a la inversión y si al consumo, dan un alivio. El coronavirus ha cambiado las reglas del juego, por eso hay que aprovechar la flexibilidad para delinear un plan certero de desarrollo económico”, puntualizó Villamil.

Con el planteamiento también coincidió la economista Heidie Calero, quien sostuvo que para mejorar la economía local se requiere que el gobierno local se dirija a la producción. Considera que los grandes beneficiados por estas ayudas son los comercios de ventas al detal, locales de servicios, distribuidores y restaurantes.

“Para mover la economía de la Isla se necesita más que esto, se necesita producción. Esa producción requiere que haya gente trabajando y ahora mismo hay una participación laboral de 40%. No se puede hacer un país con un 60% de la población en edad de trabajo que no está trabajado”, señaló Calero.

A su juicio, el paquete de ayudas cuenta con “incentivos perversos” al trabajo, que les brindan comodidad a las personas desempleadas y evita que se sumen a la fuerza laboral. “La dependencia sobre el Congreso y sobre una economía que no es la nuestra, implica grandes riesgos. La dependencia mantiene en la pobreza a la gente pobre porque no se incentiva el trabajo. Hay que dirigirse a una economía de producción y no de consumo como tenemos al momento”, agregó Calero.

El paquete original propuesto por Biden incluía la propuesta para aumentar el salario mínimo de $7.25 la hora a $15 para el 2025 —con el objetivo de incentivar el trabajo— pero los demócratas decidieron dejarla fuera para evitar que el proyecto en su totalidad se colgara. La oposición entendía que incrementar el salario mínimo elevaría “demasiado” la deuda estadounidense.

No obstante, Villamil resaltó que —aun sin la aprobación del aumento al salario mínimo— el déficit presupuestario de Estados Unidos aumentará significativamente y se verán obligados a emitir deuda, lo que podría representar un riesgo adicional para la Isla.

“Cuando eso suceda, las ayudas federales se van a aguantar y Puerto Rico —que es dependiente— se va a ver afectado. Aquí están felices porque vienen más fondos federales, pero nadie se ha puesto a pensar en cómo mejorar la capacidad productiva para evitar un disloque a futuro”, agregó.

Esperanzado el sector detallista

Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal (Acdet), declaró a EL VOCERO que la inyección de fondos aprobada ayudará a estabilizar la situación financiera del sector detallista, que cerró el 2020 con la pérdida de $2,000 millones en ventas y 15,000 empleados menos.

“Esto promete una ayuda para el comercio al detal y sus 65,000 empleados. Aparte de los incentivos, el paquete incluye cerca de $900 millones para el Programa de Asistencia Nutricional (PAN). Indudablemente, esto es una buena señal de recuperación para el sector detallista tras los cierres, pero también para otros segmentos del eslabón económico”, acotó.

Someten plan de distribución

A solo minutos de que el presidente Biden firmara el proyecto, el secretario del Departamento de Hacienda (DH), Francisco Parés Alicea, sometió el plan para la distribución del estímulo económico de $1,400 al Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) y al Tesoro federal.

De acuerdo con Parés, el dinero que estará llegando a la Isla para este incentivo económico alcanzaría los $3,500 millones y se estima que cerca de 2.6 millones de puertorriqueños serán beneficiados.

El secretario afirmó que el proceso de aprobación del plan de distribución podría tardar unas cuatro semanas y que esperan que la mayoría de los pagos se completen en cuatro o cinco semanas tras recibir el visto bueno del IRS. La fecha límite para completar los desembolsos es el 31 de diciembre de 2021.

El incentivo, según discutió Parés, beneficiará a los individuos con ingresos hasta $75,000 o $150,000, en el caso de matrimonios que radican la planilla en conjunto. El tope para que se elimine la ayuda son de $80,000 para individuos y de $160,000 para matrimonios. Los jefes de familia con salario de $112,500 también serán elegibles para el incentivo hasta un tope de $120,000.

“La distribución de estos fondos requerirá otro tipo de programación en la plataforma de SURI, pero contamos con un equipo de primer orden que ya está trabajando en el diseño. Recomendamos que se mantengan atentos a las redes sociales del Departamento, para conocer el progreso de la aprobación del plan de distribución y detalles de los desembolsos”, informó el funcionario.