Lightbulb with a glowing wire in the shape of a growing bar chart (series)

El alza de 1.53 centavos por kilovatio hora (kWh) aprobado por el Negociado de Energía (NEPR) de la Junta Reglamentadora de Servicio Público generará un efecto negativo en la economía que perjudicará al sector productivo del País, según representantes de sectores económicos consultados por EL VOCERO.

El nuevo precio será de 19.69 centavos / kWh, que en el consumo residencial promedio de 800 kWh significa un alza de $12.20 mensuales.

Tras adjudicar el alza a la variación en el costo de combustible (FCA) y a la compra de energía (PPCA), el ente regulador sostuvo que luego de analizar “la metodología utilizada por la Autoridad para establecer el inventario, en barriles, del combustible almacenado en sus centrales generatrices al 1ro de julio de 2020, el Negociado de Energía determina que la misma es razonable, basada en la información disponible en estos momentos. El hecho que la Autoridad utilizó las cantidades (en barriles) certificadas por un ente externo, provee un grado mayor de certeza a la información provista y abona a la determinación de razonabilidad hecha por el Negociado de Energía”.

El economista José Alameda sostuvo que el aumento en la luz “afecta todo”. “Tiene efecto sobre los residentes, los comercios, las industria, la manufactura. Es un aumento en momentos en que la economía se ha visto severamente trastocada por la crisis de la pandemia, por lo que no se puede esperar nada bueno de esto”, alertó.

Alameda prevé que al aumento se le sumarán otros, relacionados a la concesión del sistema eléctrico al consorcio LUMA Energy y a la reestructuración de la deuda de $9,000 millones que mantiene la corporación pública con sus acreedores.

“LUMA no puede aumentar el costo en los próximos tres años, pero luego de eso no se sabe qué pueda pasar. A eso se le suma la reestructuración que tiene una tarifa transicional que va a aumentar anualmente. Lo que tienen es un relajo con la gente, un reguero de aumentos pautados… todo un salpafuera”, puntualizó el economista.

La AEE alcanzó un segundo acuerdo de reestructuración (RSA, en inglés) con sus acreedores hace más de un año con el que buscan reducir el monto adeudado a $3,000 millones, y cuyo repago sería sufragado con un cargo de transición fijo y sujeto a un máximo predeterminado que no varía con la fluctuación en la venta de energía. Según se ha informado, el cargo podría superar los 4 centavos a lo largo de 40 años.

Alameda calcula que por virtud del acuerdo el gobierno perderá cerca de $30 millones en ingresos y que a la larga, las pérdidas serán cercanas a los $1,000 millones. Estimó que los clientes residenciales pagarán $986 más al año, que se sumarán a los aumentos que al momento han sido aprobados.

Reacciona el sector manufacturero

El portavoz de la Alianza para el Desarrollo Económico de Puerto Rico y expresidente de la Asociación de Industriales, Rodrigo Masses, también dejó saber su desacuerdo con cualquier tipo de alza en el costo de la energía eléctrica.

“Cualquier elemento que agrave la condición de la manufactura nos debe preocupar muchísimo. La energía eléctrica es una de nuestras debilidades para el desarrollo económico. Sigue habiendo incapacidad para crear un proyecto de energía renovable. Un aumento tendrá consecuencias dañinas en las farmacéuticas, pero también en las comunidades y otros sectores productivos como el de los servicios. Esto afecta el desarrollo económico y la calidad de vida de la Isla”, recalcó Masses.

Con el planteamiento coincide Elizabeth Plaza, presidenta de la empresa asesora de la industria farmacéutica Strategic Consultants International. “Esto va en contra de la promoción, el crecimiento de la industria de la manufactura y la competencia con otras jurisdicciones. Vamos en la dirección contraria. Aumentar el costo de la luz es un disparate. No está alineado con lo que queremos lograr con Puerto Rico. Impactará el desarrollo económico del País a largo plazo. Somos el sector que más produce empleos bien remunerados y no podemos jugar con eso... con la energía eléctrica que afecta a la manufactura. Es totalmente inaceptable”, enfatizó.

Alza en los precios

Representantes del sector comercial del País enfatizaron que el aumento en el costo de la luz, cuando apenas comienzan a levantarse de la pandemia y enfrentan otros aumentos —en las tarifas de acarreo— amenaza el ambiente de hacer negocios en la Isla.

Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal (Acdet), no descarta que este nuevo aumento genere un alza en los precios. “Tenemos que evaluar el impacto, pero indudablemente, al final serán los consumidores los que terminen pagando por esta alza en la luz, la cual se suma al alza en el costo de la luz que también pagarán en sus hogares”, apuntó.

El presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jesús E. Vázquez Rivera, entiende que el gobierno no puede seguir castigando a los comerciantes y consumidores del País. “Hablan de $12 de aumento a las cuentas residenciales, pero a los comercios esa cantidad de dinero se traduce en miles de dólares. Es seguir pagando por las ineficiencias de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Siempre es la misma excusa, pero no hacen nada para ser eficientes”, reaccionó.

Vázquez aseguró que los comerciantes ya no tienen la capacidad de asumir un aumento más, y que no hay otra opción que pasar el aumento a los consumidores.