compra con tarjeta de crédito

Algunos comercios exigen una cantidad mínima de compra para aceptar la tarjeta de crédito o débito como método de pago. >Unsplashed

Desde que surgieron las vacunas contra el covid-19, la gente tiene más oportunidades de comprar cosas a las que no tuvieron acceso al principio de la pandemia.

Por ello, gasta más a medida que avanza la lucha contra el coronavirus. En Estados Unidos, durante los primeros siete meses del 2021, las ventas al por menor aumentaron un 15.5% respecto al año pasado, según la Federación Nacional de Minoristas.

Es previsible que surjan nuevas tentaciones con el progresivo levantamiento de las restricciones asociadas con la pandemia.

A continuación, te presentamos cinco recomendaciones para evitar hacer compras impulsivas que pueden comprometer sus finanzas:

ESPERE UN DÍA O DOS

Cuando sientas la necesidad de comprar algo espera 24 o 48 horas para ver si todavía quieres ese artículo, recomienda Brad Klontz, psicólogo experto en asuntos financieros de Colorado.

“Pregúntate, ’¿Estoy en condiciones de adquirir esto? ¿Dónde lo voy a poner? ¿Qué pensaré de esta compra mañana? ¿Cómo voy a pagar por esto?”.

Klintz dice que esa pausa puede aplacar “la parte emotiva del cerebro” y activar “la parte racional”, que sopesa las consecuencias de sus acciones.

Si no puedes esperar, fíjate si podrás devolver el artículo en cuestión. A veces una tarjeta de crédito ofrece esa posibilidad si la tienda no acepta devoluciones.

OJO CON LAS TARJETAS DE CRÉDITO

Las tarjetas de crédito pueden ayudarte o perjudicarte, dependiendo de cómo las use. Klontz dice que la gente gasta mucho más cuando usa una tarjeta que cuando paga en efectivo. El experto recomienda pagar en efectivo para no extralimitarse en cosas como una cena afuera.

Otro consejo útil es no almacenar la información de la tarjeta de crédito en portales y aplicaciones, según Kathy Longo, presidenta de Flourish Wealth Management, una firma de planificación financiera de Minneapolis.

“Es mucho mejor decir, ‘lo veo más tarde porque no quiero buscar mi tarjeta ahora y poner los datos’”, expresó. Esa pausa puede hacer que una persona reconsidere una compra.

Si usas la tarjeta, trata de pagar todo de una vez, así evita los intereses. Si es una compra grande, trata de emplear una tarjeta nueva que no cobra intereses. Mira también si la tarjeta ofrece algún beneficio económico por usarla.

COMPRE EN CASA, RECOJA EN LA TIENDA

Desde que empezó la pandemia, muchas tiendas permiten hacer una compra por teléfono o internet y recoger el producto en el local, sin el gasto que conlleva el que se lo envíen a su casa. Esa es una opción interesante, de acuerdo con Lauren Miller, residente de Massachusetts que dice que de este modo evita gastos y deudas innecesarias.

Generalmente se recoge el artículo sin entrar a la tienda y “no te puedes tentar con rebajas ni con maniobras para hacerte adquirir algo que no buscabas”, factores que a menudo alientan compras impulsivas.

Si entras al local y quieres hacer una compra, compara precios en el teléfono, recomienda Longo. “Vea si consigue lo mismo o algo similar a un precio más bajo” en otro sitio.

TRATE DE DISPONER DE ALGÚN FONDO DE RESERVA PARA LAS COMPRAS

Separa algún dinero por si tienes que comprar algo que no figuraba en sus planes.

Cuando Miller empezó a combatir las compras impulsivas, separó siempre $20 para gastar en cada negocio en cosas que no había planificado. Se hizo más disciplinada y bajó esa cifra a $5 por negocio.

“Disminuye el deseo de comprar cosas en forma impulsiva. Creo que eso sucede porque sé que tengo permiso para adquirir algo si así lo deseo”, explicó.

Si te pasas de la suma fijada, restituye el dinero con la partida del mes siguiente.

Pero si las compras impulsivas son un problema y hacen que te endeudes, deberás reconsiderar los hábitos o hablar con un consejero o con un terapeuta de finanzas.

CONSIGA ALGUIEN QUE LA AYUDA A EVITAR GASTOS INNECESARIOS

Habla con alguien sobre tus gastos. Esa persona no tiene que opinar, solo escucharla. La idea es que pueda escuchar lo que dices y tomar decisiones que encajen dentro de tus metas y valores, señala Klontz.

El experto recomienda fijar un límite de gastos. Si la compra excede $100, por ejemplo, háblalo con otra persona.