hogar

Fannie Mae informó a los propietarios e inquilinos afectados por el huracán Fiona en Puerto Rico, que tienen opciones disponibles de asistencia hipotecaria y alivio por desastres.

La empresa comunicó que los propietarios de viviendas pueden solicitar asistencia comunicándose con el administrador hipotecario, que es la compañía que figura en el estado de cuenta de la hipoteca. Los administradores hipotecarios están autorizados a ofrecer un plan de indulgencia de hasta 90 días, incluso sin establecer contacto con el propietario de la vivienda, si el administrador cree que la vivienda se vio afectada por el desastre.

Se indicó que los propietarios de las viviendas afectadas por un desastre, pueden ser elegibles para reducir o suspender el pago de hipoteca hasta por 12 meses. Durante la reducción temporal o pausa en los pagos, los propietarios no incurren en cargos por pagos atrasados y se suspende la ejecución hipotecaria y otros procedimientos legales.

“Al igual que en otros eventos —como el huracán María, la pandemia y los terremotos— hay ayuda para quien haya sufrido un percance o daño que afecte las finanzas y esto lo imposibilite de hacer su pago, llamando al administrador de su hipoteca, a quien le hace el pago”, indicó Dimas Rodríguez, presidente de Equity Mortgage y miembro de la Asociación de Bancos Hipotecarios de Puerto Rico.

Aunque todavía son pocas las llamadas, el ejecutivo informó que ya hay personas acercándose a los bancos para solicitar ayuda tras el paso del huracán Fiona, que ocasionó daños severos a residencias y edificios.

“A medida que las comunicaciones se vayan restableciendo, la gente comienza a llamar. Quiero aclarar que no solo hay ayuda para quienes tienen préstamos Fannie Mae, por lo que deben comunicarse con su banco para orientarse. Puede haber suspensiones o reducciones de pago en los que se estabilizan las finanzas del dueño de la propiedad, por cada caso e individual”, explicó.

Agregó que los propietarios de vivienda que tienen un plan de indulgencia relacionado con el covid-19 y que posteriormente se vieron afectados por un desastre natural, aún pueden ser elegibles para recibir asistencia y deben comunicarse con el administrador hipotecario para analizar las opciones.

Rodríguez aclaró que si el consumidor ha estado recibiendo ayuda por el huracán María, los sismos o el covid-19, el ofrecimiento de los bancos podría variar según los beneficios que ya haya recibido.

“No es que no se le vaya a ayudar, pero hay que ver los casos uno a uno, porque hay límites de ayuda. En el caso de los 55 municipios declarados como zonas de desastre, se detienen los procesos de ejecución hipotecaria en los préstamos de FHA y lo mismo podría ocurrir con los de veteranos y Fannie Mae”, expuso Rodríguez.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.