paro
El paro de los camioneros había comenzado el miércoles, lo cual tuvo su efecto en la cadena de distribución de suministros en la Isla. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Representantes de diversos sectores económicos analizaron el impacto del paro que decretaron los camioneros en los pasados días y el efecto sobre la economía.

Anoche, luego de largas horas de discusión en La Fortaleza, se informó que el reclamo de los transportistas sobre las tarifas había sido atendido.

El vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos de Puerto Rico (MIDA), Manuel Reyes expuso que más allá del impacto económico por los suministros que no llegaron a su destino el miércoles y el jueves, una preocupación en estos casos es que se pierda la calidad de los productos más perecederos.

“Los productos perecederos son los más que se afectan como los vegetales y las frutas. Esa es mercancía y dinero que no se recupera”, advirtió.

“Los congelados duran más, porque están en neveras, pero otros productos como el pollo y los huevos tienen regulaciones locales de fechas para su transportación”, detalló Reyes, al hablar de los suministros que tardan en llegar a los comercios.

Iván Báez, presidente de la Asociación de Comercio al Detal (Acdet), aseguró que ante situaciones como la reciente, “vamos a hacer todo lo posible para que los alimentos lleguen a los supermercados durante su vida útil”.

Explicó que para mantener el inventario de las tiendas, se encargaron de la seguridad de los empleados y el acarreo de productos, para evitar cualquier incidente.

Impacto mayor en gasolineras

En el sector de las gasolineras, representantes del sector reclamaron que fue donde hubo mayor impacto, ante la falta de distribución del combustible y la oleada de personas que decidieron llenar sus tanques el primer día del paro, de manera preventiva.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina (ADG), Rafael Mercado, durante el primer día del paro, alrededor de 200 gasolineras se quedaron sin abastos y se vieron obligadas a cesar operaciones.

“A consecuencia del paro no hubo despacho en las estaciones por que los terminales no sacaron los camiones. Son más de 200 gasolineras las que se quedaron sin inventario. Los mayoristas principales no tenían camiones en la calle”, indicó, y mencionó que el total de gasolineras cerradas podría haber llegado a las 400 de continuar la paralización en el transporte.

Mercado informó que ayer el despacho de combustible se restableció en los terminales de Corco y Peerless, en Peñuelas, lo que ayudó a reducir la cantidad de gasolineras sin inventario.

Destacó que por cada día que una estación de gasolina permanece cerrada por falta de inventario pierde cerca de $3,000.

Por su parte, el presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jesús Vázquez, aseguró que previo a decretarse el paro ya había manifestaciones que estaban afectando la llegada de productos a las góndolas.

“Desde antes ya había escasez de producto porque los camioneros estaban manifestándose frente a uno de los principales suplidores de comida. Todos tienen derecho a protestar, pero cuando esas protestas violan los derechos de los demás, es demasiado”, señaló.

Vázquez favorece la desregularización de la transportación. “Aquí hay tanto y tanto camionero que puede haber una libre competencia y todo el mundo feliz y contento. No entiendo por qué quieren que los regulen”, manifestó Vázquez.

Mientras tanto, economistas y analistas comerciales consultados por EL VOCERO aseguraron que es imposible ofrecer una cifra que recoja el impacto económico diario que conflictos como el paro de los camioneros pudo haber generado.

“Sin data certera de cuánto pudiera ser la pérdida de alimentos, de horas de trabajo, venta de gasolina en las gasolineras que tuvieron que cerrar, compras que no se materializaron y visitas a lugares de entretenimiento —como a restaurantes que tampoco se realizaron por temor a salir a la calle— no se puede calcular las pérdidas reales. Ofrecer un número sería bien especulativo”, expresó Francisco Rodríguez, presidente de la firma Birling Capital.