Light bulb monetary idea symbol illustration

Fundamentado en la carencia de datos para ser evaluados y en la información incorrecta que fue sometida, el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) denegó el aumento a la tarifa del servicio de energía eléctrica solicitado por LUMA Energy para entrar en vigor en septiembre, pero no está descartado para octubre, expuso a EL VOCERO, Lilliam Mateo, comisionada asociada de la entidad reglamentadora.

Según se desprende de la determinación del NEPR, LUMA solicitó la revisión de los factores trimestrales de la cláusula de ajuste por compra de combustible (FCA) y la cláusula de ajuste por compra de energía (PPCA) que entrarían en vigor durante este mes de septiembre.

LUMA indicó en la solicitud que la reconciliación combinada de las cláusulas FCA y PPCA para junio fue de $20.6 millones, y de $31.4 millones para julio. En ambos casos se recupera de los clientes.

Con esos números, LUMA presentó su propuesta de factores revisados para el mes de septiembre de 2021, de acuerdo con las disposiciones para al ajuste acelerado de las cláusulas, establecidas en el libro de tarifas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Según discutido en la conferencia técnica para analizar la solicitud, el Negociado de Energía ordenó que LUMA —como parte de la propuesta que debe presentar en o antes del 14 de septiembre— presente los factores propuestos para las cláusulas FCA, PPCA y Subsidio de Combustible (FOS) que entrarán en vigor el próximo 1ro de octubre.

También deben incluir las reconciliaciones propuestas para los meses de junio, julio y agosto de 2021, que corrijan los errores señalados respecto a los reportes de combustible correspondientes.

La funcionaria explicó que ante la denegación del NEPR las tarifas quedan inalteradas y permanece el ajuste realizado el pasado mes de junio que entró en vigor en julio, con un aumento de 7.6% a la tarifa residencial, que llevó el kilovatio hora (kWh) a 21.17 centavos.

Sin embargo, Mateo aseguró que es incierto el próximo ciclo de facturación —que entra en vigor en octubre— en virtud del alza en el gasto registrado por factores como el uso de las unidades de generación en los pasados meses, que son menos eficientes. Además, se cuenta que el combustible que requieren es más caro que el que utiliza la AEE para cubrir la demanda de energía.

“En la conferencia técnica se evaluarán todos los elementos para deducir la posibilidad de un alza tarifaria debido al despacho de unidades que no se utilizaban y cuyo combustible es más caro, lo que impacta los factores”, apuntó Mateo, quien no descarta el aumento, pero desconoce la cuantía de la subida, aunque LUMA había solicitado que el alza sea de cuatro centavos el kWh.

Estos aumentos se discuten en momentos en que el País ha registrado interrupciones recurrentes del servicio energético, que según las denuncias de personas en redes sociales y medios de comunicación, le han ocasionado la pérdida de alimentos y averías en electrodomésticos.

Sobre este particular, Mateo admitió que hay malestar en los consumidores, quienes según entiende, siguen pagando por una flota e infraestructura antigua y frágil, en alusión al sistema energético de la Isla. No obstante, aseguró que el aumento en la factura no responde a un alza tarifaria, sino a un mayor consumo debido a las altas temperaturas registradas en la Isla.

La comisionada asociada señaló que “otros asuntos pudiesen estar alterando la factura, pero no es un alza en la tarifa. Esta se ha mantenido inalterada desde el pasado mes de julio”.

Gobernador se lava las manos

El gobernador Pedro Pierluisi dejó en manos del Negociado de Energía la posibilidad de que se aumente nuevamente la factura de la luz, y se amparó en el proceso que establece la ley.

“De haber un aumento, se cae de la mata que será por el aumento en el costo de combustible, porque habría un aumento en el costo de combustible por las averías y que, en vez de usar gas natural, tuviste que quemar diésel o en vez de quemar bunker C tuviste que quemar diésel”, expresó el gobernador. “Pero es el negociado el que tiene que justificarlo”, agregó.

Ante el posible nuevo aumento en el costo de la energía, Pierluisi enfatizó que sería especular porque se decide a base de los datos.

“Si la AEE puede lograr unas eficiencias, unos ahorros, que compensen por el alza en el costo de combustible, quizá no tengamos el alza, pero a quien le corresponde es al Negociado de Energía”, afirmó. “Yo podría opinar, pero quien tiene la última palabra es el Negociado de Energía”, insistió.

Apagones

Sobre los apagones reportados la noche del lunes y los proyectados para ayer en la tarde, el gobernador reiteró que la responsabilidad es de la Autoridad de Energía Eléctrica y no de la empresa privatizadora.

“La interrupción en el servicio otra vez es cuestión de generación y, por lo que vi reportado, es una avería en la planta de Palo Seco. LUMA lo que está ahí es básicamente para responder a la situación, pero la responsabilidad la tiene la AEE”, manifestó Pierluisi.

“Hemos dicho —como en muchas ocasiones— que esas plantas son plantas viejas. Hemos estado haciendo de tripas corazones. Hay que cambiarlas, mejorarlas, convertirlas. Estamos buscando capital privado para que se tome control de esas plantas en lo que transformamos el sistema a uno que dependa de energía renovable y no de la quema de petróleo”, afirmó.

reportera