florida

Este es el tercer restaurante inaugurado en los pasados cuatro años. >Suministrada

Tras una inversión de cerca de $300,000, el próximo 12 de agosto se inaugurará el tercer restaurante puertorriqueño El Cilantrillo, en la ciudad de Orlando en Florida, que supone 80 nuevas plazas de empleo, para un total de 175 entre los tres establecimientos, el almacén y las oficinas administrativas de la empresa.

Los restaurantes —donde los comensales pueden degustar el variado y tradicional menú de la Isla del Encanto— son el sueño hecho realidad del matrimonio compuesto por Hiram y Dianne Turull.

Los Turull atienden los clientes junto a sus cinco hijos, quienes también forman parte del personal que incluye a colombianos, venezolanos, puertorriqueños y dominicanos, entre otras nacionalidades.

“El nuevo restaurante está cerca del Florida Mall y es el triple del tamaño de los demás. El lugar tiene más de 6,000 pies cuadrados y capacidad para 217 personas, más 20 adicionales en el patio exterior”, explicó el propietario.

La ubicación estratégica del nuevo restaurante es vital a sus planes de expansión debido al flujo de turistas y residentes que llegan a la zona para comprar en Orlando.

El primer establecimiento de comida de los empresarios se inauguró en 2017, en Kissimmee y el segundo ubica cerca del Aeropuerto Internacional de Orlando, sectores donde transita una gran cantidad de hispanos y puertorriqueños que buscan comida tradicional al paladar latino.

“La clave de nuestro éxito es el sabor puertorriqueño auténtico, que se sienten como en la Isla cuando nos visitan”, indicó la propietaria.

En los restaurantes, todos los meses cambian las fotos que exhiben de los pueblos de Puerto Rico. En este tercer restaurante comenzarán por Quebradillas y “les explicaremos a los clientes un poco de la historia de cada pueblo”, agregó.

Dianne explicó, además, que parte de la promoción se hace a través de las redes sociales, y les pedirán a los fanáticos de los restaurantes que envíen fotos de la Isla para exhibirlas en los establecimientos, como una manera de mantener contacto con los consumidores y a la vez mostrar los atributos de Puerto Rico.

El Cilantrillo es conocido por su comida típica puertorriqueña en grandes porciones para compartir, una costumbre que también está presente en la nueva propuesta culinaria de Orlando.

“Tenemos el plato El Afrentao —para cinco o seis personas— que incluye chillo frito, churrasco, masitas de cerdo, chuleta Kan Kan, chicharrón de pollo, ensalada de pulpo, camarón y carrucho, con arroz cilantro, papitas fritas y tostones. También tenemos mofongos rellenos y el flancocho”, detalló Turull sobre algunos de los platos más reconocidos por la clientela.

Los mismos retos que en la Isla

Los empresarios, que han abierto los últimos dos restaurantes durante la pandemia de covid-19, al igual que los comerciantes de Puerto Rico también han estado enfrentando retos para conseguir empleados y el alza en el costo de los alimentos.

“Las ayudas económicas federales han hecho que sea difícil encontrar empleados y también nos ha afectado el incremento en el costo de la carne. El churrasco es uno de los platos más solicitados y el que comprábamos a $14.00 la libra ahora está a $30.00. Se ha subido el precio, pero solo un poco, aunque tengamos un bajo margen de ganancia”, explicó Turull, sobre los desafíos que ha creado la escasez de carne a nivel mundial.

En el futuro los Turull no descartan abrir restaurantes en otros estados de Estados Unidos o Puerto Rico, pero por el momento están concentrados en la nueva apertura.