Forever Crystal

A diferencia de otros negocios, Forever Crystal ha aumentado las ventas en sus tiendas y puntos de venta en 20% durante la pandemia de covid-19.

Lo que comenzó en la marquesina del hogar de Merari Peña, fundadora de la empresa puertorriqueña Forever Crystals & Jewelry (FC&J), hoy es un negocio que se ha expandido a cuatro tiendas y sobre 70 puntos de venta en todo Puerto Rico.

En la actualidad la diseñadora tiene 55 empleados y su éxito, según describe, se debe a una reinvención continua, ya que ha enfrentado la crisis económica tras el huracán María, los temblores y el covid-19, de las que ha logrado salir airosa y fortalecida.

“Mi marca comenzó con los cristales Swarovski y las piedras de colores que representan los meses de nacimiento, pero nos hemos innovado con las prendas de moda como las cadenas para el cuerpo, las pantallas que van arriba de la oreja y hasta una sortija para las uñas”, explicó sobre algunas de las tendencias de otros países que ha adaptado para complacer a sus clientes.

Cuando decidió emprender su negocio de prendas —que incluye, collares, pantallas, sortijas y pulseras, entre otros accesorios— no contaba con el presupuesto necesario para tener presencia en los centros comerciales del País, por lo que distribuyó su línea en diversas farmacias, lo que la ayudó a conseguir el capital para ocupar otros espacios comerciales.

“Con lo que gané de las farmacias fue que puede entrar a los centros comerciales. Ahora estamos en cuatro centros. Hay que reinventarse en lo que haces bien para poder llevarlo a otro nivel”, ecxpresó Peña. “Ahora sigo en las farmacias porque cuando tengo temporada baja, ellas se preparan para la temporada alta y aumento mis ventas. No se pueden poner todos los huevos en la misma canasta. Cada canal de distribución aporta al negocio”, agregó.

La pandemia

A diferencia de otros negocios, Forever Crystal ha aumentado las ventas en sus tiendas y puntos de venta en 20% durante la pandemia de covid-19, ya que la gente siguió buscando sus creaciones como una manera de sentirse bien físicamente. Este factor ha sido favorable para su negocio de accesorios para diferentes áreas del cuerpo, artículos que se han vendido mucho por internet durante el periodo de encierro.

“Hay necesidad de verse y sentirse bien. Me he mantenido en la reinvención enfocada en cómo servir al cliente en estos tiempos modernos. Hay que escuchar al cliente y llegar al consumidor como él quiere y cuando quiere el producto o servicio, por lo que hay que moverse constantemente y arriesgarse para llegar a él”, resaltó la empresaria.

Con esta meta en mente, la marca ya ofrece un servicio en línea que le brinda la opción al cliente de crear su propia joyería, ya que puede elegir colores, modelos de prendas, piedras, etc., con la que la empresaria sigue atrayendo a sus clientes de Puerto Rico y Estados Unidos.

“Tengo una tienda en Florida Mall en Orlando y mi visión es que se me abra las puertas en Latinoamérica, porque las personas de países como Brasil y Venezuela —que me compran mucho— van conociendo la marca”, sostuvo Peña sobre la manera de mercadear sus productos para distribuirlo en el futuro a otros países.

Recientemente la diseñadora se unió con la ‘influencer’ de moda, belleza y estilo de vida, Frances Estrada, y presentaron una nueva colección que se vendió en línea en solo cuatro horas, “lo que indica que la gente sigue mi marca y está interesada en nuevos modelos de accesorios”, apuntó.