Mujer en el supermercado

La escasez de mano de obra, el alto costo energético y el aumento al salario mínimo, están entre las principales preocupaciones del sector comercial en Puerto Rico, aunque los empresarios indican que están más confiados con el panorama económico actual.

“El índice de confianza del empresario mejoró, pero son las empresas grandes las que tienen más optimismo. En el 2022 el tema que hay que atender es cómo los cambios están impactando a los sectores por tamaño”, señaló el economista José Joaquín Villamil, durante la presentación de los resultados del Índice de Confianza del Empresario Puertorriqueño, realizado por Estudios Técnicos Inc. y comisionado por la Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR).

Señaló que en las compañías con 20 empleados o más, las ventas aumentaron en 56%, pero puntualizó que son las grandes empresas las que más rápidamente han podido recuperarse durante los pasados dos años de la pandemia del covid-19. Apuntó a que las grandes tiendas tienen mayor acceso a los productos que escasean y pueden adquirirlos en grandes cantidades, lo cual les da una ventaja en la recuperación.

Naji Khoury, principal oficial ejecutivo de Liberty of Puerto Rico, sostuvo que el servicio como valor añadido y poder contar con el inventario necesario es fundamental para la recuperación. “Si un cliente pide un producto y lo necesita en 24 horas, pero el negocio lo puede proveer en una semana, no va a hacer negocio porque no tiene esa capacidad (de satisfacer la urgencia del consumidor)”, expuso.

El empresario recomendó a los pequeños comercios que sean más eficientes y rápidos en el ofrecimiento de servicios para que puedan competir en el ambiente de negocios actual, donde cada vez más aumentan las ventas por internet.

Según el estudio de Estudios Técnicos —que encuestó a 136 empresarios— el sector de los servicios ha sido el de mayor crecimiento en los pasados seis meses con un incremento de 33%, seguido por el renglón de la salud.

Al ser abordados sobre sus preocupaciones, los encuestados expresaron inquietud por el costo de las utilidades, los impuestos y la burocracia gubernamental.

En cuanto a la falta de empleados, lo cual ha trastocado las horas de operación de muchos negocios —particularmente restaurantes— Villamil señaló que “no es que las personas no quieran trabajar, es que no pueden por razones como la falta de transportación, no saben inglés por un sistema de educación pobre y las madres no tienen donde dejar a sus hijos”.

Durante la presentación vía Zoom, también se discutió el Estudio de Confianza del Consumidor, con 500 encuestados. Según se expuso, reflejó 91% de confianza y un aumento en el gasto por persona de los consumidores, de $486 en abril a $558 en noviembre.

“La confianza ha crecido y se ha recuperado el nivel socioeconómico bajo y medio, por el desembolso de los estímulos federales y programas de asistencia nutricional”, indicó Tatiana Irizarry, directora Comercial de Nielsen IQ Puerto Rico.

Agregó que el costo de los productos ha aumentado en 7%, lo cual ha hecho en parte, que menos consumidores seleccionen las marcas reconocidas al comprar alimentos y productos del hogar.

Por su parte, Esteban Colón, principal oficial de Mercadeo de Supermercados Econo, expresó que los consumidores “están buscando cosas que los hagan olvidar los problemas” y aseguró que se ha notado en las recientes ventas de Acción de Gracias.

“Ya las ventas de Thanksgiving y Navidad están sobrepasando las del año pasado. Se vendieron los turrones, árboles de Navidad natural, pavos, inflables y otros productos decorativos, que no son artículos necesarios para subsistir”, detalló Colón.