Nation Growth Concept, Green Up Arrows - Businessman Holding Card Puerto Rico Flag

La asignación de sobre $97 millones que el Congreso ha destinado para Puerto Rico a través de diversos programas representa una oportunidad única de convertir la economía local en una de crecimiento sustentable, señaló Francisco Rodríguez Castro, CEO y presidente de la firma Birling Capital.

Sin embargo, Rodríguez reconoció que esa oportunidad se podría esfumar si no se diseña y se implementa un plan de País.

“Nos urge tener una visión clara del futuro económico de Puerto Rico y de su sostenibilidad, esto es apremiante. Como puertorriqueños no podemos aceptar que el destino de nuestro bienestar financiero dependa únicamente de la cantidad de fondos federales que lleguen a nuestras costas”, apuntó.

“Lo que verdaderamente necesitamos es una transformación esencial de nuestro motor económico. Esta nueva visión transformadora debe implementarse y seguirse sin importar qué partido o ideología esté en control de la Isla”, abundó.

Acorde con el ejecutivo, Puerto Rico necesita urgentemente distribuir más riqueza y menos pobreza, “solo así habremos aprovechado el impulso que nos ha brindado los fondos federales asignados. Nuestras vidas no mejoran por suerte, nuestras vidas mejoran por los cambios, llegó la hora de implementar todos los cambios necesarios que nos hagan un mejor País”, acotó.

Aunque el CEO de Birling Capital entiende que las condiciones económicas de Puerto Rico han mejorado marcadamente con la reapertura gradual de la economía desde mayo de 2020 y el apoyo de los fondos de estímulo del Gobierno Federal, enfatizó que Puerto Rico para el 2022 tiene grandes retos con los cuales tiene que trabajar.

Entre ellos mencionó que Puerto Rico ha perdido 525,126 habitantes desde el 2010 al presente lo que obliga a pensar cuál será el modelo económico para sentar las bases para una economía creciente y sostenible con grandes niveles de creación de empleos y una marcada reducción en el desempleo.

“Esta es la mejor fórmula para atraer de vuelta a los más de medio millón de compatriotas que se fueron del País”, dijo.

Aclaró que de no revertirse esta tendencia, esto obligará a la mayoría de las empresas a reajustar su oferta de productos y servicios teniendo en cuenta que es una economía que va en decrecimiento.

“Donde más claro se ve este impacto es al notar que de 14 bancos que había durante el año 2000, hoy día solo quedan tres grandes bancos locales y uno pequeño de Florida”, añadió.

Otro de los grandes retos señalado es el elevado aumento de la inflación, la cual enfatizó que, de no controlarse, continuará afectando el poder adquisitivo de los puertorriqueños.

“Si combinamos los aumentos de las ventas, los estragos a la manufactura, los aumentos de precio en la transportación sumado a los costos de envío y la escasez de mano de obra ante una demanda de los consumidores inusualmente alta, el resultado es un aumento dramático en la inflación, que se traduce en todos los artículos que compramos”, detalló Rodríguez.

Indicó, además, que las expectativas de inflación a un año para Estados Unidos se sitúan en el 5.31%, versus 2.98% del año pasado y muy por encima del promedio a largo plazo de 2.93%. “Si la demanda de los consumidores sigue superando la producción, la inflación seguirá aumentando. Además, el hecho de que los empresarios paguen mayores salarios para cubrir la escasez de mano de obra también repercutirá en los niveles de inflación, lo que significa que, los precios más altos pueden estar entre nosotros durante bastante tiempo”, puntualizó el ejecutivo.

A los retos antes mencionado sumó la posibilidad de que el Banco de la Reserva Federal aumente las tasas de interés, lo que hará más caro para todos acceder al crédito.

Tasa de crecimiento proyectada

Rodríguez expuso, que el año 2021 comenzó con una enorme mezcla de retos y esperanza, pero, tanto en Puerto Rico como los Estados Unidos contaban con un sólido apoyo por los enormes planes de ayuda económica federales. Eso evitó un golpe mayor a la economía en medio de los cambios por la pandemia del covid-19.

La economía cerró con una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto Real en Estados Unidos de -3.40% y en Puerto Rico el Producto Nacional Bruto fue de -4.40%. A medida que avanzaba el año 2021, se aceleró el ritmo de la recuperación económica. El estimado de consenso es que, en el 2021 la economía de Estados Unidos finalice con un crecimiento neto de 5.7% y en el caso de Puerto Rico experimente un crecimiento de 2.6%.

Ante la falta de inventarios, el aumento de precios, los anaqueles vacíos, tiempos de envío más largos, el aumento del precio de todo tipo en envío o embarque y la escasez de mano de obra, que está obligando a las empresas a rehacer y repensar sus operaciones, proyecta que para 2022 el Producto Interno Bruto Global estará en el rango del 4.00% al 4.75%, ya que la mayoría de las economías desarrolladas seguirán creciendo a un ritmo rápido hasta el segundo trimestre de 2022, y luego comenzarán a crecer a un ritmo más lento.

Para el analista una preocupación latente es el continuo deterioro de la economía china y cree probable que se experimente un empeoramiento de las condiciones del mercado.

“Hace tiempo que sospechamos que China sufrió un mayor impacto de covid-19 de lo que estaba dispuesta a admitir. El Producto Interno Bruto de China de 4.90%, experimentada en septiembre de 2021, es la peor cifra en años”, apuntó.

reportera