Doctors Hospital Corridor Nurse Pushing Gurney Stretcher Bed

El alza en los contagios con la variante delta de la pandemia de covid-19 ha vuelto a generar la preocupación de que colapse el sistema de salud en la Isla, una de las necesidades básicas de la ciudadanía que no solo incide en garantizar la vida, sino en el sostenimiento de la economía, según lo expuso a EL VOCERO el contador público autorizado Kenneth Rivera.

Rivera explicó que en toda economía básica se tiene que garantizar que la gente tenga comida, casa, servicios de salud y seguridad. En la medida que la economía mejora, se incluye la infraestructura, la educación y la movilidad social. Según siga la mejoría en la economía, señaló, se agregan otros elementos hasta que la gente se sienta contenta.

“Todo sistema económico está predicado en su gente. Si el sistema de salud colapsa, la economía automáticamente o colapsa o sufre de manera significativa”, afirmó el CPA.

Sostuvo, además, que en la medida en que la pandemia se salga de control, la gente automáticamente deja de salir de sus hogares como método de protección. Esto a su vez incide directamente en el consumo, lo que enfatizó devolvería la economía al inicio de la pandemia hace un año y medio.

“Ahora el impacto sería mayor. Todavía hay innumerables negocios que no se han podido recuperar y otros que ni siquiera han podido reabrir operaciones”, apuntó.

Cuantificar el impacto en la actualidad aseguró que es fácil, ya que depende tanto del consumo que se perdería definitivamente, como del consumo que se pueda recuperar. “Hay cosas que vamos a poder hacer eventualmente. Pero si la gente iba a ir al cine, salir a comer o comprar algo que le urgía hoy, es consumo que no se recupera, porque uno no va y come dos veces en sustitución de la vez que no fue; o no ve dos películas o la misma película dos veces porque no lo pudo hacer cuando quería”, afirmó Rivera, quien resalta que siempre la vida y la salud tienen que estar por encima de lo económico.

Las declaraciones de Rivera se producen ante el aumento de personas hospitalizadas, donde ya se han registrado hospitales que han tenido problemas para atender los pacientes de covid-19 por carecer de capacidad, lo que también ha colocado a los hospitales en alerta.

En el inicio de la pandemia, el sector hospitalario tuvo pérdidas ascendentes a $700 millones, ya que la capitalización de los hospitales se nutre fundamentalmente de los servicios ambulatorios que ofrecen.

reportera