Manuel Cidre
Manuel Cidre, secretario del DDEC. >Suministrada

Académicos, representantes de instituciones educativas y de sectores empresariales y gubernamentales, fueron convocados por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) para analizar si la fuerza laboral que necesitan las empresas está en sincronía con la enseñanza en las universidades, en un esfuerzo por aumentar la competitividad de Puerto Rico como lugar de inversión.

Manuel Cidre, secretario del DDEC, expuso que el sistema educativo y el sector privado dan la impresión de estar desconectados.

“Con la entrada de ayudas federales el sector laboral se ha visto bien afectado y el DDEC ve el final del PUA como el momento de atemperar los currículos y la demanda laboral a los tiempos modernos. Ver si estamos alineados o nos hace falta alinearlos”, explicó.

Con esta finalidad, el DDEC convocó a representantes de turismo, la manufactura y la tecnología, junto a presidentes de universidades públicas y privadas, incluyendo colegios tecnológicos y al Departamento de Educación.

También invitó a la subsecretaria del Departamento de Educación de Estados Unidos, Amy Lloyd —en representación del secretario de Educación de EE.UU. (USDE, por sus siglas en inglés), Miguel A. Cardona—, a la entidad Academy Meets the Industry, para adaptar la oferta académica a la realidad laboral del País.

“El secretario de USDE, que es puertorriqueño, tiene interés en cambiar la educación en Puerto Rico. También estableció un proyecto de manufactura que le ha permitido a ese sector, que los currículos universitarios y de escuelas superiores reciban el aval de la industria para que estos estudiantes estén preparados para asumir un rol en el sector laboral y esas industrias se comprometan a reclutarlos”, detalló Cidre.

Acorde con el funcionario, la idea de esta reunión —que se celebra hoy jueves en el Anfiteatro de Estudios Generales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras—, es crear una agenda de trabajo que prepare al recurso humano y luego se reclute, evitado que los estudiantes inviertan miles de dólares en educación y luego no encuentren trabajo en la Isla.

“Esto es un comienzo para hablar sobre nuestras fortalezas y debilidades; qué nos hace falta. Educación tiene que atemperar sus cursos vocacionales, no todo es plomería o computadora. Tenemos que pensar en cosas tan importantes como el inglés y ver el futuro de cara a la inteligencia artificial y la robótica, porque se estima que estos sectores lograrán que se pierdan 800 millones de empleos en los próximos 15 años”, informó el funcionario.

Entre los temas que se desarrollarán figuran: Más allá de la tecnología, ¿Cuáles son las destrezas que nos diferenciarán en un mundo digital?; ¿Cómo han cambiado las necesidades de talento en la industria de Biociencia?, así como una mirada al futuro de la industria turística y cómo la academia y los centros educativos se están ajustando a las necesidades de las industrias.

“Debemos tener una fuerza laboral que vaya acorde con la demanda presente y futura de las industrias que tenemos hoy en Puerto Rico, y de las que aspiramos tener en el futuro. Para lograr esto, es fundamental trabajar iniciativas en conjunto con la academia y el sector empresarial, quienes conocen en el día a día las necesidades de las industrias y las oportunidades educativas que se pueden forjar para cerrar las brechas existentes”, expresó Cidre.

De acuerdo al secretario del DDEC, la agencia enfocará en facilitar la otorgación de permisos e incentivos, mejorar la banda ancha, ejecutar política pública energética de calidad, promover la economía del conocimiento y la tecnológica, y en el desarrollo de talentos altamente cualificados para crear empleos de valor y sustentabilidad y lograr una mayor competitividad.

“Puerto Rico se tiene que posicionar como un destino competitivo más allá de los impuestos bajos. De uno motivado por incentivos contributivos, a un destino donde la educación, la logística y otros factores sean la diferencia para venir a invertir aquí”, señaló Cidre.

El secretario interino del Departamento de Educación, Eliezer Ramos Parés, indicó por su parte que la academia es importante para fortalecer el área tecnológica de la Isla.

“Es necesario continuar buscando alternativas dirigidas fusionar el área académica con los avances tecnológicos. Nuestros estudiantes son tecnológicos y debemos aprovechar esa fortaleza para educar desde otras perspectivas que les sean llamativas y atractivas. Estamos en una evolución constante, estudiando cada comunidad escolar para brindar una alternativa educativa sostenible con sus diferentes necesidades y características”, manifestó Ramos.