Aerial shoot at Sao Paulo

Mientras el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) persigue regular el trabajo de los administradores de condominios y de sus asistentes, a solo un día de vencer el plazo para registrarse ante la agencia, apenas el 17.5% de los profesionales que ocupan estos puestos lo habían hecho.

Efectivo desde hoy, todo administrador de condominio y su personal asistente deben estar registrados y licenciados para ejercer sus funciones, porque de lo contrario estarían incumpliendo con el Reglamento del DACO que entró en vigor el pasado 20 de marzo, con un plazo de extensión de 120 días.

Según el secretario del DACO, Edán Rivera Rodríguez, hasta el día de ayer solo se habían registrado 90 administradores y 85 asistentes. Las cifras contrastan con la realidad, ya que Sharon Rodríguez, presidenta y fundadora de la Asociación de Administradores de Condominios de Puerto Rico (Aacpr), informó que aunque se desconocen las cifras exactas, se estima que existen cerca de 1,000 administradores y 3,000 condominios.

Entre los requerimientos del reglamento, cuya aprobación ya estaba estipulada en la Ley de Condominios —Ley 29 del 2020— figura que el agente administrador debe tener una licencia cuyo costo es de $250.00, con una vigencia de dos años, que se deberá renovar sesenta 60 días antes de su vencimiento. En cuanto al asistente del agente administrador del condominio, que lo autoriza a ocupar la posición, pero no a brindar servicios como agente administrador, el permiso tiene un costo de $150.00.

La semana pasada los administradores asociados solicitaron al secretario una extensión para obtener la licencia de administrador o asistente hasta que se realicen las enmiendas al reglamento que entienden son necesarias.

Sobre la posible prórroga para obtener la licencia y registrarse como administrador certificado, el titular del DACO adelantó que hay que cumplir con el periodo estipulado.

“El reglamento tiene una fecha establecida y no tenemos facultad para extenderla. Una vez el reglamento está en vigor, la agencia administradora que lo emite está obligada a cumplir. Cabe recalcar que los condominios no están obligados a operar con un agente administrador; esta labor la puede realizar la Junta de Directores”, puntualizó Rivera.

De incumplirse con la obtención de la licencia, el DACO comenzaría a enviar avisos orientando sobre la nueva reglamentación, y de continuar el incumplimiento, se impondrían multas que dependen de si es una primera infracción o si es una conducta recurrente. Las multas del DACO varían entre $400 y $10,000.

“La exhortación es a que sometan la solicitud, aun cuando tengan pendiente gestionar algún documento. Si radican la solicitud nos ponen en posición de evaluar cualquier situación que estén enfrentando, y así poderles asistir en la medida que las facultades que tiene el DACO lo permitan”, acotó el funcionario.

Con la posición del cumplimiento coincide Mary Ortega, directora ejecutiva de la Asociación de Condominios y Controles de Acceso de Puerto Rico, quien se mostró a favor de las licencias, el registro y la cubierta de seguros que exige la ley.

“Los seguros son onerosos y hay que evaluar cuáles son necesarios, pero eso es lo que exige la Ley de Condominios y el Reglamento, por lo que hay que buscar la manera de cumplir o se van a quedar sin empleo los administradores. No se deben crear falsas expectativas de prórrogas y el registro y las licencias son importante para saber quiénes son los que administran los condominios”, indicó Ortega.

Póliza de seguros

Otra área en desacuerdo y a la que Rodríguez solicita enmiendas a la ley, es la definición de las funciones del administrador, compañía de administración y administradores independientes. Señaló que la cubierta de las pólizas de seguros son onerosas y que se han convertido en la mayor controversia de la ley que rige los condominios.

Sobre ese particular, el secretario del DACO aclaró que los seguros son un requisito que establece el artículo 49 de la Ley de Condominios. “Podríamos anular el Reglamento y comoquiera todos los agentes administradores tienen que cumplir con los seguros. Esta obligación no es nueva, es desde el año pasado. La preocupación por los seguros debe dirigirse a la asamblea legislativa que es el foro que puede cambiar una ley”, explicó.

Acorde con la Ley de Condominios, el agente administrador debe tener una póliza de responsabilidad pública con cubierta mínima de $500,000; otra de riesgo por deshonestidad o constitutivos de delito o fraude; una tercera póliza sobre responsabilidad profesional con cubierta mínima de $500,000, y una cuarta cubierta obrero-patronal, expedida por la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE). Todas las pólizas son anuales.

Según la investigación que realizó EL VOCERO, la póliza de responsabilidad pública con cubierta mínima de $500,000, ronda entre $400 y $450; la de delito o fraude costaría entre $500 y $600, y por la de responsabilidad profesional con cubierta mínima de $500,000 pagarían entre $1,400 y $1,500.

Otro reclamo del sector de condominios es que el reglamento no contempla un mínimo de requisitos de educación para dichos puestos administrativos.

Para Rodríguez, el reglamento debió establecer como mínimo que el agente administrador tenga algún grado universitario relacionado al campo administrativo o gerencial o en su lugar uno o dos años de experiencia. “Esto es medular para toda persona que vaya a ejercer cualquier labor como un profesional y la administración de un condominio no puede ser la excepción”, puntualizó Rodríguez.

La ejecutiva considera que se debe exigir que el administrador tenga conocimiento en administración, contabilidad, supervisión, manejo de conflictos, elaboración y redacción de documentos para gestiones con agencias públicas y privadas, permisos, conocimiento de la ley y reglamento, y su aplicabilidad.

También entiende que debe poseer destrezas de liderazgo, iniciativa, buenas relaciones interpersonales y ser un comunicador efectivo atendiendo y resolviendo situaciones.