muelles

Aunque las negociaciones entre la empresa Luis Ayala Colón —operador del Muelle de San Juan— y la unión International Longshoremen’s Association (ILA Local 1740) deben culminar mañana sábado, el secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Carlos Rivera Santiago, le reveló a EL VOCERO que el lunes realizarán una inspección ocular sobre las funciones y operaciones de los muelles, para aclarar una controversia surgida en el proceso.

La controversia gira en torno a la figura del ‘checker’, que es la persona encargada de llevar el control sobre dónde se colocan los vagones que llegan al puerto. La tarea —que requiere el uso de una tableta— fue la razón que desató el paro y que detuvo el manejo de 5,000 contenedores con mercancía de procedencia internacional y provocó la retirada de varios barcos, costándole al País sobre $100 millones en pérdidas. La situación estriba en quién debe realizar dicha función.

El secretario del DTRH informó que de los cuatro artículos del convenio bajo discusión, uno ya fue aprobado por las partes y dos están adelantados, pero permanece el tranque en la controversia del ‘checker’, que espera se dilucide este próximo lunes.

Aunque está confiado en que se pueda llegar a un acuerdo, admite que de no concretarse, el gobierno no tiene jurisdicción para intervenir.

De ser así la responsabilidad caería en el gobierno federal a través del Federal Mediation and Conciliation Service y el National Labor Relations Board.

“Como en toda negociación hay sus altas y sus bajas, pero lleva un ritmo positivo. Nos estamos reuniendo dos veces por semana; unas veces en las facilidades del patrono y otras en el departamento y hemos avanzado algo. Confiamos en que el lunes podamos avanzar tras la inspección que llevaremos a cabo”, afirmó el funcionario.

“Las partes han estado dispuestas a sentarse en la mesa, dialogar y arrojar luz. También le estamos ofreciendo otros mecanismos en vista de adelantar el proceso”, agregó.

Entre los mecanismos ofrecidos, mencionó peritaje y asistencia en asuntos de salud y seguridad.

Rivera Santiago se reafirmó en que es viable un acuerdo.

“Siempre hay una salida, pero recae en la buena voluntad de las partes. De la experiencia previa todas las partes aprendimos y nos dimos cuenta de que a nadie le conviene un nuevo paro de operaciones. El patrono perdió dinero por no poder recibir la mercancía, los unionados por no poder devengar salario y el pueblo por no poder recibir los bienes. Aquí nadie gana”, apuntó.

reportera