Globe and shield with flag of puerto rico isolated on white

Aunque por años se han identificado las variables de infraestructura, solidez política e incentivos como elementos esenciales de competencia para atraer inversión extranjera, ahora se evalúa el dominio del idioma inglés como recurso económico esencial para el ambiente de negocios, concurrieron algunos economistas.

De hecho, la presidenta de la Asociación de Economistas, Alba Brugueras Fabre, en su disertación doctoral sobre La relación entre el dominio del inglés y la inversión extranjera directa: Un análisis econométrico, indicó que dominar el idioma inglés es un factor determinante en la entrada de inversión extranjera directa (IED).

Según el estudio, el dominio del inglés aumenta la inversión extranjera en Puerto Rico en casi un 20% en comparación con otros países, no empece el dominio de dicho idioma en la Isla no es uno significativo. Esta relación sugiere que a medida que aumenta el nivel de dominio del inglés en los países, también aumentará la IED.

El dato más reciente respecto al dominio del inglés en la Isla lo recopiló la Encuesta de la Comunidad de Puerto Rico del USA Census Bureau del 2019, el reveló que el 67% de los puertorriqueños no posee un amplio dominio. Brugueras lo adjudica a los cambios sociales, demográficos, la emigración y la salida de muchos estudiantes de la corriente regular universitaria, entre otros.

En el caso de Puerto Rico, se encontró una relación significativamente fuerte y superior comparada con el resto de los países evaluados. Cuba y Jamaica revelaron también tener una relación significativa, aunque inferior en términos de entradas de inversión extranjera.

Sin embargo, aunque el estudio validó el uso del idioma como un factor determinante para la inversión en el País, la economista coincide con que la Isla carece de un alto dominio de este idioma.

“Se ha tratado de implementar por años la enseñanza del idioma inglés como segundo idioma en las escuelas públicas como las privadas, pero no se han revisado las guías de enseñanza del idioma desde 1940”, afirmó Brugueras, en momentos en que reconoce el idioma inglés como un factor determinante para lograr atraer buena inversión a la Isla que redunden en el desarrollo económico.

“Se trata de lograr atraer el desarrollo de manufactura, crear innovaciones, incrementar la investigación y el desarrollo en la Isla. Es aspirar a un mejor dominio del inglés —como de otros idiomas— para aumentar esa inversión extranjera que tanto necesitamos”, acotó.

En torno a los hallazgos del estudio, el economista José Caraballo Cueto afirmó que el idioma inglés es el idioma de los negocios.

“Las negociaciones y el sentarse en una mesa a cerrar un negocio se hace en inglés. Los productos se trafican en inglés. Ya hoy, en muchos países donde hay una gran inversión extranjera se habla inglés”, expuso Caraballo Cueto, al tiempo en que afirmó haber visto una investigación para el Centro de Información Censal de la UPR-Cayey, donde se evidenciaba que la proporción de puertorriqueños que habla bien el inglés era relativamente baja.

Por su parte, el economista José J. Villamil, aunque admite la importancia del inglés como el lenguaje económico universal, no coincide en establecer una relación directa y única entre el dominio del inglés y la atracción de inversión.

“Es muy difícil determinar si es igual o menos importante el dominio del inglés, que la infraestructura, incentivos o políticas de hacer negocios en la Isla, al momento de negociar la atracción de inversión extranjera. Son muchas las variables que entran en consideración al momento de competir, pero definitivamente el tema del inglés es uno que se tiene que abordar y fortalecer”, expuso Villamil.

Los economistas coincidieron en que hay que mejorar la enseñanza del inglés en la Isla, ya que hay muchas oportunidades de negocios y oportunidades de crecimiento profesional que se pierden por no tener conocimiento del inglés y de otros idiomas como pudiese ser el mandarín.

Recomendaciones

De acuerdo con los resultados de este estudio, la investigadora propone entre las recomendaciones a los encargados de formular las políticas educativas en cuanto al idioma, así como las económicas y de inversión, a que desarrollen un plan viable de fortalecimiento del idioma inglés.

“Un plan sensible del inglés no se hace a la carrera. Hay que considerar varios factores que nos ayuden a fortalecer el capital humano y la educación. Nos falta camino por recorrer”, apuntó la economista. “Cabe destacar que el idioma ha demostrado ser un elemento diferenciador que favorece la comunicación y la actividad comercial entre países. Es hora de que tanto el sector educativo como el económico empiecen a trabajar juntos por el bien del País”, puntualizó.

reportera