Ramón Gonzále
El secretario designado de Agricultura, Ramón González.

 

 
 
 
 
 

La crisis sanitaria a nivel mundial avivó la preocupación sobre la dependencia de Puerto Rico a la importación de alimentos tanto en la actualidad como ante una nueva emergencia global, por lo que el Departamento de Agricultura (DA) evalúa la posibilidad de desarrollar el sector para autosustentar al País y generar empleos.

Según el secretario del Departamento de Agricultura, Ramón González, Puerto Rico produce menos del 15% de los alimentos que consume. Un porcentaje que se propone duplicar mediante un plan que abarca las estrategias y oportunidades que ha identificado durante su trayectoria como agricultor.

En declaraciones a EL VOCERO, el titular de Agricultura explicó lo que detiene a la Isla de que haya mayor desarrollo en la agricultura, y su agenda para lograr esta meta a mediano plazo.

“Esto se puede lograr con un plan balanceado y redirigiendo el mejor uso de las tierras. Ver cuáles productos sembrar, dónde está la mayor necesidad del consumidor. Se necesita sembrar productos como ñame, yautía, batata y malanga”, explicó.

Alcanzar mayor productividad para alimentar a la población puertorriqueña, también depende, según el secretario, de un ambiente favorable para que los inversionistas de este sector reciban ayuda en la creación de empresas que puedan ser exitosas.

“El agricultor depende de un clima psicológico, tiene que sentirse seguro de si va a vender y si el gobierno lo va a acompañar en esa tarea. Para brindar incentivos yo creo en concentrarlos en grupos para que podamos canalizar la producción”, indicó sobre la industria, que según sus datos, el pasado año generó cerca de $100 millones de ingreso.

La prioridad del ejecutivo va dirigida a los grupos de pequeños agricultores que actualmente están arando la tierra en los campos de Puerto Rico, en municipios como San Lorenzo, Yabucoa, Las Piedras y el centro de la Isla.

“En estos pueblos hay muchos agricultores en fincas pequeñas de hasta cinco cuerdas. Nos estamos organizando. En el sector de las hortalizas estamos creando cooperativas de mercadeo que se encarguen de analizar la producción, establecer planes de siembra y darle continuidad a la cadena de distribución”, abundó.

Esta estrategia surge de la constante queja de los supermercados de que en ocasiones les suplen un producto y otras veces no, creando una inconsistencia en la cadena de suministros.

“Ya tuvimos una reunión para montar un equipo con la Comisión de Desarrollo de Cooperativas del Senado y orientar a los agricultores nuevos en el mercadeo de sus productos. También hay un esfuerzo bien grande en la tecnología para la agricultura”, detalló González.

Mano de obra

Recientemente la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, se reunió con el sector privado del País y dejo saber que había preocupación en cuanto a la mano de obra en la agricultura y la posibilidad de traer trabajadores de otros países.

“Me han hablado de la posibilidad de darles visas de trabajo a inmigrantes para que vengan a trabajar en sectores como agricultura y construcción. La disponibilidad para trabajar es una preocupación de algunos sectores”, señaló la comisionada.

Sobre este particular, el secretario afirmó que es un problema que se ha agravado con el tiempo, por lo que la posibilidad de traer extranjeros es real.

“La falta de empleados se ha acentuado con la pandemia por las ayudas federales que están recibiendo. Ya tuvimos una reunión con el Departamento del Trabajo Federal y Estatal para el programa de intercambio migratorio H2A. Si no logramos conseguir empleados le vamos a dar continuidad a este programa para comenzarlo en octubre”, informó el agroempresario y expresidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico

Disponibilidad de terrenos

Manuel Cidre, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), expresó que lograr una completa sustentabilidad alimentaria es un tema complejo, entre otras razones por la cantidad de tierra disponible.

“El tema agrícola se trata con mucho romanticismo y poca practicabilidad. En Puerto Rico el 70% del terreno está sembrado en cemento y es muy difícil pensar que el 30% de lo que queda disponible, puede suplir el 100% de las necesidades alimentarias de Puerto Rico”, puntualizó.

Con el planteamiento de Cidre no coincide el secretario de Agricultura, quien entiende que todavía hay áreas que pueden utilizarse para sembrar. “Hay mucha tierra en la zona norte y la mayoría de la tierra agrícola no se está utilizando. Quisiera ver más gente joven, por lo que nos vamos a enfocar en un programa de financiamiento para el alquiler de tierras que son parte de los terrenos de la Autoridad de Tierras”, anunció.

González añadió que la iniciativa de Agricultura va dirigida a reforzar la mano de obra, porque la edad promedio de los agricultores son 60 años.

Productos derivados

Cidre por su lado sostiene, que hay que poner en marcha un proceso agroindustrial para aprovechar al máximo las posibilidades de cada producto que se produce.

“Yo me enfocaría en la agricultura de valor que es, por ejemplo, del pollo; hacer otros productos como los ‘nuggets’. Que el producto final tenga precios por encima de lo tradicional, que permitan mejor mecanización, y pagar mejor al empleado. Convertirnos en un productor para la cadena de consumo del puertorriqueño, reducir las importaciones, aumentar la exportación e insertarnos en la cadena de consumo de Estados Unidos, donde viven cinco millones de puertorriqueños”, abundó Cidre.

El secretario de Agricultura concuerda y agrega que no se trata de sembrar en toda la Isla, si no de hacerlo en el lugar correcto, creando productos que generan oportunidades empresariales y así aumentar la cadena alimentaria de los puertorriqueños.

“Es importante el valor añadido, crear plantas de procesamiento para congelar productos y enlatarlos. Para que si llega otro huracán podamos tener comida enlatada y alimentarnos por varios días”, declaró sobre la necesidad de depender menos de la importación de alimentos.