Happy Young Couple Sitting on the Floor of the Newly Rented / Purchased Apartment Use Smartphone. Unpacked Cardboard Boxes and Covered Furniture in the Modern Bright Sweet Home.

Los millennials prefieren rentar y deciden comprar cuando tienen hijos.

A la generación de jóvenes entre los 23 y 38 años los indicadores comerciales la definen como una práctica, informada y cautelosa al momento de tomar decisiones importantes como la compra de una vivienda, una descripción que confirmaron expertos de la industria de bienes raíces, construcción y la banca hipotecaria.

Los entrevistados coincidieron en que esta generación prefiere no endeudarse, le gusta vivir sin ataduras y mantener un estilo de vida flexible, por lo que prefiere la conveniencia de un alquiler sin la responsabilidad de una hipoteca mientras permanecen solteros, aunque al momento de formar familia deciden comprar una residencia, pero con exigencias que les brinden calidad de vida.

“El millennial es un estereotipo urbano que se inclina más por alquilar, busca flexibilidad, no se casa con Puerto Rico y analiza mucho lo que va a hacer, porque tiene mucho acceso a información. Es tecnológicamente avanzado y cuando busca una propiedad evalúa todos los ‘websites’ y busca ofertas”, explicó el desarrollar Alejandro Brito, presidente de Brito Development Companies.

A esta población le ha tocado gran parte de la crisis económica que comenzó en la Isla en 2006 y ha visto cómo la casa de sus padres ha perdido valor, por lo que evalúa minuciosamente las ventajas y desventajas económicas al comprar o rentar una propiedad.

“Buscan buenos ‘deals’. Se van de la casa de los padres más tarde, retrasan tener hijos y la mayoría de los que compran casas es porque tienen niños; hay muy pocos solteros que compran”, alegó Brito.

Acorde con el estudio Media Brand Profiles, de Gaither International y realizado entre enero a marzo de 2019, los millennials suelen alquilar más que la población en general, en un 13%. Este segmento en Puerto Rico representa el 21.6% de la población, lo que equivale a cerca de 768,000 personas. El estudio también señala que quienes optan por adquirir una propiedad —que son los más adultos de los millennials— prefieren residencias terreras o apartamentos de varios cuartos.

¿Qué buscan?

Los expertos indicaron que cuando un millennial decide convertirse en dueño de una propiedad es muy específico y sus prioridades son muy distintas a las de los ‘baby boomers’ u otras generaciones que entienden que es importante comprar una casa como inversión al futuro.

“Estos jóvenes no quieren remodelar, buscan algo que ya esté listo para mudarse y que no les tome tiempo en arreglar. No compran porque no hay mucho mercado así. El 60% de las casas en Puerto Rico fueron construidas antes de los años 80 y hay que remodelarlas”, declaró el arquitecto Ricardo Álvarez-Díaz, expresidente de la Asociación de Constructores.

La realidad en la Isla es que una gran parte de las unidades residenciales que están disponibles en el mercado tienen más de tres décadas de construcción, por lo que necesitan arreglos estructurales. A esto se añade que hay pocos proyectos en construcción y los que están en agenda son muy costosos para el presupuesto de esta población joven adulta.

“En Estados Unidos existen cerca de 70 millones de millennials, incluyendo a Puerto Rico. La detención de los desarrollos hace que elijan el alquiler. Esta generación sale de la universidad y se encuentra con una gran crisis económica y pocas opciones”, añadió Álvarez-Díaz, cofundador y CEO de Álvarez-Díaz & Villalón.

Según Brito, los millennials quieren vivir en lugares donde puedan compartir con otras personas y tener acceso a restaurantes, tiendas, supermercados y centros de bienestar, aspectos que para ellos son más importantes que la estructura de su hogar.

“Ciudadela, en Santurce, es un ejemplo de lo que quieren como vivienda los millennials. Espacios pequeños en una zona urbana, con todo cerca. Son proambiental y buscan equipos como paneles solares, por lo que ahora están buscando casas de un piso”, indicó el desarrollador.

La pandemia de Covid-19

Con la llegada del Covid-19, los entrevistados dijeron que han visto un cambio en las preferencias de los millennials, que se resume en comodidad, acceso, conveniencia y ambiente social.

“La mayoría quiere vivir cerca del trabajo, pero a los que tienen hijos les importa más estar cerca de las escuelas. Ahora, con los trabajos remotos, están abiertos a espacios fuera de los centros urbanos, pero donde haya un sentido de comunidad, amenidades como piscina y buen acceso a tecnología” detalló Álvarez-Díaz.

El arquitecto ha visto que tras el encierro los millennials con familia han comenzado a buscar casas con patio o terraza, ya que para ellos es vital contar con un lugar de reunión familiar. También aseguró que durante el Covid-19 muchos han podido ahorrar y evalúan la compra de una residencia.

“A ellos les encanta viajar y como no han podido hacerlo, están usando el dinero para comprar su primera propiedad, pero son muy ‘picky’ eligiendo. Quieren mudarse rápido y tiene que ser dentro de una comunidad, no aislados. Buscan calidad de vida, mucho más que cuatro paredes”, señaló Álvarez-Díaz.

Oportunidad comercial

Sobre los millennials, Carlos Santiago, vicepresidente de Money House, opinó que son personas que no quieren vivir para pagar porque prefieren disfrutar el dinero, pero aclaró que la compra de una propiedad puede traerles beneficios económicos que muchos desconocen.

“Ahora los intereses están muy bajos y hay una gran oportunidad de capitalizar invirtiendo en ‘real estate’. El programa FHA presta hasta 96.5% en la compra de unidades multifamiliares, siempre y cuando la persona viva una. Es una excelente oportunidad para independizarse de los padres alquilando las demás unidades, lo que prácticamente paga su hipoteca”, declaró Santiago.

Según comentó, recibe clientes millennials pero cuando ya hay un bebé en camino, mientras que son muy pocos los solteros que llegan para comprar una propiedad. Esta situación se la atribuye a la falta de orientación.

“Hay muchos que cualifican y no lo saben, por lo que viven alquilados. Tienen trabajos estables y buen crédito, pero no el dinero para el pronto, pero hay productos que los ayudan con los gastos y tienen buen margen prestatario, por lo que les recomiendo que se informen con un profesional bancario para que puedan comprar su primer hogar”, concluyó el vicepresidente de Money House.