Agricultura

La escasez de mano de obra en una generaliza entre todos los sectores agrícolas. >Archivo/EL VOCERO

Carlos Flores, secretario del Departamento de Agricultura de Puerto Rico, hizo un llamado a las personas desempleadas a que analicen la agricultura como una fuente real y efectiva de ingreso y de oportunidad laboral, precisamente en momentos en que escasea la mano de obra en el sector y el desempleo en la Isla se recrudece.

“Me he reunido con los agricultores para que me dejen saber sus preocupaciones y lo que me dicen repetidamente es que no encuentran trabajadores para sus fincas. La semana pasada firmamos un acuerdo con el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) para pagar el sueldo de jóvenes agricultores de entre 16 y 29 años, hasta por seis meses. Las personas desempleadas pueden acercarse a las fincas cercanas, porque están buscando empleados”, indicó el secretario.

El sector agrícola ha enfrentado la falta de empleados al comenzar a expandir los negocios de alimentos y mejorar las instalaciones —gracias al programa de ayuda Agrosolar— que constó de una inversión de $10 millones dirigida a ayudar la producción agrícola.

“Se han beneficiado con este programa de ayuda económica 142 proyectos en los que se está instalando paneles solares en fincas de huevos, pollos y ornamentales, entre otros productos agrícolas, pero cuando buscan empleados, no hay”, señaló Flores.

Sostuvo, además, que esta limitación en mano de obra pasa en otros países, como la República Dominicana, donde las cosechas las recogen trabajadores haitianos, en Estados Unidos donde los recolectores son mexicanos y en Costa Rica, donde los trabajadores agrícolas son de Nicaragua. “Aquí pasa lo mismo, necesitamos manos para la agricultura”, acotó.

Industria avícola

Sobre el sector avícola, el funcionario explicó que se ha mantenido estable durante la pandemia de Covid-19, tanto en la venta de huevos como la de pollo.

“Luego de que se exigiera la fecha de expiración en los empaques de huevos extranjeros, que llegaban sin fecha y con calidad inferior, se aguantó la práctica de comprar huevos baratos y hubo un empuje para consumir el producto local”, añadió Flores.

Según explicó, ahora estas fincas se están rehabilitando con el programa Agrosolar. En torno al sector avícola, expuso que luego del huracán María desaparecieron muchos productores, pero llegaron otros a realizar grandes inversiones y la industria se estabilizó.

Con ello coincidió Robert “Bobby” Miller, propietario de Granja Asomante, en Aibonito, uno de los productores más grandes de huevos en la Isla, quien está generando los números habituales de ingreso, pero prevé un posible aumento en costos.

“Estoy vendiendo sobre 1,200 cajas semanales de huevos. El producto se ha estado moviendo bien en los pasados meses, sin ningún problema. Lo que sí está ocurriendo es que el alimento, el costo de los granos para los animales, ha subido un 25%. Si sigue así, eventualmente esta situación subirá el costo de la producción de huevos”, comentó Miller.

Por su parte, Héctor Cordero, presidente de la Asociación de Agricultores, entiende que las ventas en el sector avícola son las normales para esta fecha del año.

“La industria de venta de pollo está en su máxima capacidad y en cuanto a los huevos, el movimiento es muy saludable. Entre los meses de enero a abril es que EE.UU. suele enviar sus excedentes y es cuando ponen los huevos extranjeros bien baratos y por ende hay un disloque en la presencia del huevo del País”, acotó.