CRIM

Ante el resurgir del sector automotriz en la Isla, la Cámara de Representantes presentó el proyecto 826 —de la autoría de su presidente Rafael “Tatito” Hernández y los legisladores Jesús Santa Rodríguez y Juan José Santiago—, el cual propone reducir el impuesto a la propiedad mueble de este sector al 1% fijo del precio de venta de la unidad, que se cobrará al momento del traspaso.

Santa Rodríguez, quien preside la Comisión de Hacienda de la Cámara, explicó a EL VOCERO que la medida persigue establecer un sistema de cobro más eficiente para reducir la evasión existente. “Se habla de que hoy el impuesto es mayor, pero no se está cobrando, porque el mecanismo de cobro actual es uno ineficiente. El nivel de evasión es muy alto. Es más fácil cobrarse una sola vez al momento del traspaso, de esa manera el dinero llega a donde debe llegar”, afirmó.

Agregó que aunque la legislación propone cobrar el impuesto por el precio de venta de la unidad y no por el precio de compra del concesionario —como es ahora—, comoquiera el pago será menor y redunda en un ahorro para el consumidor.

En la actualidad dicho impuesto es variable, acorde con la tributación del Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) establecida por cada ayuntamiento. El pago puede variar desde el 8% hasta cerca del 10% y se emite trimestralmente.

De aprobarse la medida y ponerse en vigor, la merma en el impuesto sería compensada por la ampliación de la base, ya que evitaría la evasión. Así lo entiende también el presidente de la Asociación de Distribuidores y Concesionarios de Automóviles de Puerto Rico (Prada), Julio Ortiz.

“Apoyamos totalmente la medida. Aquí salen beneficiados todos: el gobierno, la industria y los consumidores. Con esta estrategia se amplía el inventario y con ello la venta. Igualmente se puede experimentar una reducción en el precio de venta de las unidades”, afirmó.

En el caso del Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA), su presidente Ricardo García informó que el proyecto de ley será discutido hoy entre la matrícula, por lo que no expresó una postura oficial. Sin embargo, considera que la tributación vigente es un reto y entiende que cualquier baja en el referido impuesto redundará en que haya un mayor inventario disponible para suplir la demanda de los consumidores.

En tanto, el contador público autorizado (CPA) y analista del sector de autos Eduardo González Green expresó que la medida, en términos generales, va en la dirección correcta. Sostuvo que el nuevo método que se propone implementar representa un proceso más transparente, ya que el pago al CRIM se materializa de manera inmediata una vez la unidad es vendida y hoy es un aspecto de honor basado en estimados.

“Ahora el dinero les llega más rápido a los municipios, lo que les genera un mayor flujo de efectivo. Antes tenían que esperar un pago global”, apuntó.

“Esto también beneficia a los concesionarios, ya que no es lo mismo desembolsar un cheque de $120,000 a uno de $5,000. Hoy se paga por estimados, con esta medida se paga por números reales, lo que facilita la fiscalización”, puntualizó González.

Por su parte Luis Javier Hernández, presidente de la Asociación de Alcaldes, comunicó a EL VOCERO que no se opone al proyecto ya que entiende que puede ampliar la base y reducir la evasión existente.

“Esta medida va a beneficiar a aquellos municipios donde hay establecimientos de venta de autos. Definitivamente lo estamos evaluando y esperaremos a que el CRIM se exprese al respecto para conocer su posición”, agregó el alcalde de Villalba. 

Realidad contributiva

De acuerdo con los datos de Prada, el precio tributable promedio de los vehículos figura entre $30,000 y $35,000. Asimismo, demuestran que la industria de autos aporta al fisco alrededor de $600 millones entre arbitrios, registración, Impuesto de Ventas y Uso (IVU), contribuciones sobre la propiedad mueble, patentes y contribuciones sobre ingresos de su fuerza laboral y corporativa.

A esta aportación se suma el motor propulsor del entorno inmediato, entiéndase la banca, seguros y otros proveedores. Dicha carga contributiva redunda en una diferencia de $7,000 en el precio de venta de una misma unidad en los Estados Unidos y en Puerto Rico.

Alcance de la medida

De acuerdo a la exposición de motivos, la medida persigue simplificar y actualizar los procesos relacionados a la valorización de la propiedad mueble en el caso de los vehículos de motor.

Expone que al establecer un método especial de contribución sobre propiedad mueble para los autos, dispone un método efectivo para la determinación y pago de una contribución razonable.

Sostiene que así se permite a la industria de vehículos de motor trabajar ordenadamente, a la vez que el gobierno recibe las contribuciones sobre bienes muebles de forma expedita, sin afectar la Contribución Adicional Especial (CAE) ni el Fondo de Redención de los municipios.

 EL VOCERO solicitó la reacción del director ejecutivo del CRIM, Reinaldo Paniagua Látimer, pero su oficial de comunicaciones indicó que aún no han tenido acceso a la medida. Aseguró que no pueden comentar sobre el impacto del arbitrio propuesto en el sector de autos porque son varias las partidas y les tomará tiempo contabilizar.

reportera