Plan financiero

Comenzar a organizar las finanzas personales para sobrellevar las consecuencias de la pandemia de Covid-19 mediante el diseño de un presupuesto realista que cubra las necesidades básicas del hogar es la recomendación de los expertos que entienden que el plan para comenzar el nuevo año debe llevarse a cabo en familia.

“Para elaborar el presupuesto de crisis se debe determinar el nivel de ingreso mensual cada tres meses, evaluar cuánto era el ingreso antes de la crisis y restar el ingreso mensual que ha perdido. Luego se suman los ingresos que provengan de nuevas fuentes de ingreso, se priorizan las necesidades esenciales y se retrasan los gastos no esenciales”, indicó Lourdes Burgos, asesora financiera y gerente de Educación y Alcance Comunitario de Consumer Credit Counseling Services of Puerto Rico.

La educadora en finanzas explicó que para delinear un plan financiero que pueda ser efectivo, es importante que se asuman las obligaciones económicas por escrito como el compromiso de los miembros de la familia de sustentarse con el nuevo ingreso de emergencia que puede ser temporal o de corta duración.

“Es muy importante comprometerse a no incurrir en nuevas deudas. Para mantener un presupuesto de crisis es necesario enfocarlo en las necesidades esenciales que son vivienda, alimentación, servicios públicos, salud y transporte. Se deben retrasar gastos menos importantes como la compra de ropa, celebraciones y mejoras en la casa, porque en esta etapa se busca tener la mayor liquidez económica”, resaltó.

Reestructuración de deudas

Según se indicó, como resultado del presupuesto para la crisis, se obtendrá información importante sobre la capacidad de pago de las deudas, que según los parámetros recomendados por los asesores financieros, no deben exceder el 10%. Este porcentaje excluye las deudas aseguradas como la vivienda y transportación.

“Con el dato de su capacidad de pago puede acudir a su institución financiera y negociar una reestructuración o plan de pago según aplique. Tome en cuenta que al momento de renegociar la deuda, está tomando la decisión de unir capital e interés, más los intereses de la nueva deuda. Antes de negociar, también puede analizar si puede reducir la cantidad que debe vendiendo algo que no utiliza”, recomendó.

Para tomar decisiones sobre préstamos hipotecarios, de auto o personales, el consumidor debe tomar en cuenta la tasa de interés que le ofrecen, el plazo de tiempo para pagar y la garantía que le soliciten, para poder evaluar si pueden asumir la cuota mensual, ya que además de las deudas tendrá que cubrir el pago de servicios básicos como energía eléctrica, agua potable, teléfono y alimentos, entre otros.

Según Burgos, también es muy importante solicitar anualmente un informe de crédito para revisar el estatus de cada cuenta y comparar las mismas con la institución financiera en donde se acordaron los compromisos financieros. Así se asegura de que la información esté correcta y no se convierta en víctima de fraude o robo de identidad.

La consejera también recomienda que las familias que estén pasando por una crisis económica severa, se orienten con un profesional sobre las medidas que pueden tomar para salir a flote de la situación y conserven la tranquilidad sabiendo que existen alternativas de ayuda financiera.

“Para que puedan tomar las mejores decisiones y superar este momento, hay que mantener la calma y evaluar la situación familiar, así como limitar el consumo y eliminar los gastos hormiga (gastos diarios innecesarios). No se deje llevar por ofertas y promociones en línea que en este momento no son artículos de primera necesidad”, declaró como importante para no perder el control de las finanzas.

Claves para el ahorro

Para lograr una cuenta de ahorro efectiva —además de evitar las compras por pánico y mantener claras las prioridades del hogar— debe apartar una cantidad de dinero que sea cómoda al bolsillo para que quede lo suficiente para cubrir las necesidades básicas del hogar, pagar las obligaciones económicas y poder incluir algunos gustitos o actividades recreativas.

“Escuchamos a las personas decir que no les sobra para ahorrar y encuentran muchas razones para no hacerlo pensando en todos los gastos que tienen que cubrir. Pero el primer paso es pagarse a usted primero, ver el ahorro como un gasto, como lo es el pago de luz, agua, celular, etc., y de esta manera puede lograr el hábito del ahorro”, resaltó la asesora financiera.

La experta también exhortó a cambiar la fórmula del presupuesto acostumbrado que consiste en: Ingresos – Gastos y Deuda = Ahorros o Déficit, a un nuevo método financiero que consiste en Ingresos – Ahorros = Ingreso disponible para cubrir gastos y deudas.