reinvención

En los tiempos de reto económico, la mejor opción para mantenerse en el mercado es aprovechar las necesidades del consumidor junto a una gran dosis de creatividad. En este momento cuando se proyecta que muchos negocios y empresas desaparecerán con la epidemia del Covid-19, la reinvención podría ser la decisión más acertada.

Esta fue la mentalidad de los ejecutivos de grandes empresas que en el pasado se fueron a la quiebra y que —a través de la transformación de sus productos o servicios— lograron el éxito luego de la crisis. Este es el caso de Netflix, que llegó en 1998 como una página de venta y renta de DVD, pero cuando la gente dejó de alquilar películas físicas y el DVD perdió vigencia, incursionó en el ‘streaming’, convirtiéndose en el gigante del entretenimiento que es hoy generando contenido original.

Otro caso es el de Kodak, que tuvo que adaptarse a la era digital. Aferrarse a ser fabricante de material fotográfico analógico lo llevó a la quiebra en 2012, luego de ser por más de un siglo el líder en este tipo de productos. La firma se transformó y se concentró en la fabricación de materiales para los equipos y servicios en el mercado de impresión gráfica.

En Estados Unidos las empresas automotrices —ante la escasez de productos esenciales para batallar contra la emergencia sanitaria— están fabricando ventiladores, máscaras y productos desinfectantes, y en Puerto Rico las empresas Serrallés y Bacardi fabrican alcohol isopropílico y ‘hand sanitizer’. Estas acciones inmediatas demuestran que ante el reto actual las empresas que enfrenten dificultades para mantenerse vigentes en el mercado se pueden reinventar, concentrándose en llenar las necesidades del país.

Oportunidades de crecimiento en la Isla

Puerto Rico tiene varios sectores de oportunidad que no se han estado aprovechando y algunos de ellos —con la situación actual— podrían crecer rápidamente, como es el caso de la industria de la salud, la de alimentos y servicios por internet.

“Luego del huracán María —que nos dejó en tinieblas y con un gran impacto económico— se hicieron proyecciones de oportunidades de negocio como es el sector de energía eléctrica, carreteras y telecomunicaciones. Ahora tenemos la oportunidad de crear ventiladores, mascarillas, guantes y uniformes bajo la bandera americana con una farmacéutica de primer orden”, indicó la economista Heidie Calero.

Manuel Laboy, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), está de acuerdo con la enorme oportunidad que representan estas industrias para el desarrollo económico del País.

“Las fábricas de dispositivos médicos están en alta demanda para fabricar mascarillas, guantes, batas, ‘kits’ de pruebas de Covid-19, termómetros, y lo que hay que hacer es buscar medidas que hagan que estos servicios sean sostenibles en la Isla. Hay que aprovechar la coyuntura del momento y fortalecer las ventajas que tenemos buscando cómo bajar los costos para hacer negocio en Puerto Rico, que es nuestro talón de Aquiles. También educar y desarrollar al sector laboral”, opinó Laboy.

Tanto Calero como Laboy resaltaron otros sectores de oportunidad que podrían ser la salvación de muchos negocios que están cerrando, explorando las áreas de necesidad con potencial de desarrollo.

“Producimos el 10% de lo que consumimos y el resto es importado, por lo que hay que aumentar la capacidad alimentaria por si se interrumpe la cadena de suministros. De hecho, sale mejor pagar un poco más y comprar productos locales —por su calidad— que en otros lugares como California, donde tienen problemas con suplir la demanda y cuando llegan los productos hay que decomisar un porcentaje. Por otro lado, hay un mercado para explotar, el alimentos preparados”, dijo el secretario.

Este sector es uno de los que más hay que fortalecer para prevenir la escasez en el futuro, sacándole provecho al conocimiento que puede aportar la nueva generación que, según entienden, está muy interesada y educada en estos temas.

“La agricultura orgánica de nichos en dimensiones pequeñas es un sector de grandes oportunidades. Hay restaurantes en el mundo que pagan lo que sea por especies de productos tropicales. Ahora más que nunca hay que proteger la seguridad alimentaria, pero no con la agricultura de antaño, con la nueva tecnología. Los jóvenes pueden establecer sus propias fincas. Hay que reenfocar la fuerza trabajadora”, dijo Calero.

Este sector —que no se ha explotado lo suficiente en la Isla— pudiera ser una opción para las empresas de alimentos que desaparezcan, así como la comida a domicilio, que es la orden del día en este momento, sobre todo para la población de personas de la tercera edad. Los servicios ‘online’ para ventas o ‘delivery’ también son un área con innumerables márgenes de crecimiento.

“Ahí están las oportunidades, en los servicios ‘online’. Los Amazon de la vida están haciendo negocio. Hay que transformar los centros comerciales y centros de entretenimiento. Hay que mirar las prioridades y tener un plan. Hay que buscar los sectores estratégicos”, indicó la economista.

Vital el turismo

Otro segmento que Calero recalcó es lo relacionado al turismo, porque una vez el mundo regrese a la normalidad tras la pandemia, es un sector esencial para el desarrollo económico de la Isla.

“Ya hay que pensar en qué va a pasar cuando volvamos a estar abiertos. Tenemos tantos lugares como costas, montañas, cuevas, y nuestra mayor ventaja es que podemos movernos de norte a sur en una hora y media. También hay que trabajar el turismo médico, acompañado al de ‘spa’. Los hospitales tienen que renovarse”, comentó Calero sobre el potencial del sector de la salud, que brinda innumerables servicios, y el turismo, que puede crear actividades de entretenimiento para nichos particulares.

Se estima que las personas de edad avanzada necesitarán servicios de cuido, terapias, transportación, alimentos, servicio a domicilio, etc., por lo que todo lo relacionado a esta población tiene un gran potencial para la creación de nuevos negocios. La construcción de vivienda asequible y adaptada a las personas envejecientes es otra área donde existe una gran necesidad.